Las guerras: conflictos de intereses

Por Jeovanny Terrero

En conversaciones con amigos en mis retiradas al interior de fin de semana, los temas a tratar es el de las preocupaciones, cuando nos informamos de esas noticias del conflicto entre Rusia y Ucrania esos bombardeos a personas humildes, en edificios y hospitales, nos dan mucha pena y lo que deseamos es un alto al fuego, son tantas que muchas nos confunden y para no ser parcial hay que analizarla a fondo, y tener sensibilidad social por lo que pasa en el mundo. Me refiero a esos conflictos en los que se utiliza todo tipo de armamento con el objetivo de destruir, conquistar o neutralizar al enemigo, y se suelen dividir en batallas en las que los bandos luchan frente a frente. A eso se le llama guerra.

Son negativas porque todas traen consigo daños, pérdidas, dolor y sufrimiento para los más vulnerables, desplazados, heridos, traumas y angustias. Ninguna guerra es por defensa de la libertad y la democracia. Si así fuera, en la era moderna de la informática, se desarrollaría tecnología suficiente para que toda decisión de todos los países del mundo se tomase de manera directa por la ciudadanía en lugar de por medios de los dirigentes electos.

Si fuera por las democracias, la libertad y la defensa de los débiles, la comunidad internacional que hoy está preocupada, se hubiese animado en los últimos 20 años en Sudán y luego en Sudán del Sur donde la cifra de muertos en sus guerras asciende a millones de seres humanos en su mayoría mujeres, niños y ancianos.

Y hoy día me pregunto ¿Por qué a  Rusia, Estados Unidos y Europa les importa tanto Ucrania?

Veamos. Rusia considera a Ucrania dentro de su esfera natural de influencia. La mayor parte del país integró el Imperio ruso durante siglos, muchos ucranianos hablan el ruso como lengua nativa y el país formó parte de la Unión Soviética hasta obtener su independencia en 1991.

Para Europa y Estados Unidos, Ucrania es importante en parte porque la consideran como indicador de su propia influencia y de las intenciones rusas en el resto de Europa. Ucrania no es parte de la Unión Europea ni de la OTAN. Sin embargo, recibe apoyos  militares y financieros de Europa y Estados Unidos.

La invasión de Rusia podría sugerir que Moscú se siente empoderado para elevar las tensiones con otras antiguas repúblicas soviéticas que ahora son miembros de la alianza occidental como Estonia, Letonia y Lituania.

Esta guerra entre Rusia y Ucrania representa una mayor amenaza para el dominio estadounidense en los asuntos mundiales. Al ganar la Guerra Fría, Estados Unidos estableció una gran influencia sobre el orden internacional, pero esa influencia ha disminuido durante la década pasada y la invasión rusa podría acelerar ese proceso.

Para terminar esta guerra es ilegal e injusta, y no tendrá ganadores, sólo perdedores. Ucrania es el granero de muchas naciones, es un asalto a los países más pobres. Y lo que viene es un huracán de Hambre.

El autor es periodista y diplomático.

Por Jeovanny Terrero 

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar