Las Estadísticas y los Decesos

Por Julian Padilla jueves 7 de mayo, 2020

En nuestro país cada vez que una persona fallece, está establecido el levantamiento del cadáver, y la emisión de lo que se conoce como Acta de Defunción. 

En esta acta debe quedar establecido, el lugar, la hora y la causa de la muerte de la persona. Con esta información se puede entonces trasladar la persona fallecida para recibir el velatorio y posterior sepultura. 

Normalmente un médico legista es quien completa esta acta de defunción en el proceso de levantamiento de cadáver. 

En los casos en que la causa de la muerte no es conocida y en los casos de muertes producidas por accidentes, homicidios, asesinatos y otros, es necesario en adición al levantamiento del cadáver, la realización de una Autopsia y luego de conocer la causa real, se completa el proceso de emisión del acta de defunción. 

En las sociedades organizadas no solo se realizan estos procedimientos comentados, es también necesario llevar estadísticas, donde se estratifica la data y de esta manera conocer: a) el total de personas fallecidas en un período de tiempo b) la edad de las personas, c) la fecha de nacimiento y muerte, d) la causa de la muerte de la persona. 

Conociendo los datos de nacimientos y decesos en las estadísticas nacionales se puede hablar entonces de la tasa de natalidad (nacimientos) y de mortalidad (personas fallecidas). 

Existen de manera clara periodos en el año en que se producen muertes por diferentes causas. Por ejemplo en los periodos se semana santa se incrementan los accidentes de tránsito y personas ahogadas. Al igual que en las fiestas navideñas. 

 También en ese tiempo de navidad aumentan los atracos en las calles, los días 15 y 30 de cada mes, pues son los días en que las personas salen y manejan más dinero. 

El conocimiento de estas estadísticas sirven para el ministerio público y la policía nacional puedan ajustar la política criminal y de persecución del delito. Para citar un ejemplo. 

En el caso del Covid19 se han introducido cambios repentinos en el modus operandi de estos procesos normales para manejar casos de defunciones. 

Se entiende que no se están haciendo las autopsias y en nuestro país no  se conoce del primer caso de necropsia para confirmar el fallecimiento luego de una persona ser sepultada. También no se conocen o han dado a conocer el comportamiento de las defunciones en este semestre del 2020 para poder segregar las muertes consideradas estacionales de las que específicamente se relacionan a decesos por el coronavirus. 

Dos variables independientes pero que se correlacionan hacen la diferencia. La misma cultura de auto medicarse y no ir al médico por un lado, ayudado por la falta de pruebas diagnosticas suficientes y un proceso ágil para procesar las muestras. Hay personas que han muerto en su casa sin habérsele hecho pruebas. 

Existen sub registros, una cantidad de personas aun no diagnosticadas, sin síntomas (se entiende la gran mayoría) y que sin embargo pueden contagiar. Y otras con síntomas pero que aun sin pruebas diagnosticas se quedan en casa o salen creyendo que tienen una simple gripe. 

Esto hace que la tasa de mortalidad que se tiene que estuvo por encima del 5% durante los primeros 40 días y que ahora se estaciona por encima del 4% y una tasa de contagio de un 23%. Tiene grandes implicaciones. 

Si los contagiados promedio diarios del boletín oficial 27 al 47 son de 222 pacientes positivos. El número promedio de fallecidos diarios es de 8. 

Ahora, la pregunta fundamental aquí es: ¿Y como sabemos que murieron como consecuencia del Covid? ¿Y donde están las cifras de las personas que mueren históricamente en estos dos primeros trimestre del año? 

Creo que vale la pena establecer esta diferenciación y sumar a esto la cantidad importante de casos que estarían siendo parte de los su registros, para arribar a un dato que sea consistente, lógico y a partir de el establecer la estrategia más conveniente para combatir de la forma más efectiva esta realidad sanitaria. 

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar