Las dos caras de RD: unos chismeando y otros trabajando

Por Humberto Salazar Lunes 6 de Marzo, 2017

No tenemos idea de cuanto les puede rendir el tiempo a los que cada día dedican varias horas de sus vidas a interactuar en las llamadas redes sociales, que por lo visto se han convertido en la actividad preferida de las pequeña burguesía de los niveles medios de nuestra sociedad.

Una red social es definida como ¨una estructura social compuesta por un conjunto de actores (tales como individuos u organizaciones) que están relacionados de acuerdo a algunos criterio (relación profesional, amistad, parentesco, etc).El tipo de conexión representable en una red social es un lazo interpersonal¨.

Estas palabras tan técnicas y serias se adentran a lo fundamental en las llamadas redes sociales, son tan extensas, que la tendencia es a unir a personas que tienen los mismos intereses, las mismas afinidades, idéntica o parecida forma de pensar, gustos e ideas que se reconocen unas a otras en el mundo infinito del ciber-espacio.

Pues todo el tiempo que le dedica nuestra pequeña burguesía de clase media a las redes sociales, es la repetición de un fenómeno al que una vez se la denominó ¨Radio Bemba¨ y en la mayor de las ocasiones es la muestra de cuanto le gusta a una parte de nuestra sociedad los decires, los rumores, en fin, el chisme en todas sus acepciones.

En los años cuarenta, en aquella capital de muy pocos habitantes y en medio de la dictadura, surgió un programa de humor que realiza un actor llamado Paco Escribano (tomó su nombre de una cantante española de la época), con un éxito sin precedentes, que sobrevivió a la censura de Trujillo, porque su materia prima eran los chismes de la ciudad pero además era el favorito de Julia Molina, la madre del dictador.

Es decir, lo de los chismes en una República Dominicana donde al parecer hay mucha gente que no tiene oficio, es un fenómeno usual entre los dominicanos, que todo lo creemos solucionar hablando por lo bajo de los demás y ahora que se ha extendido el fenómeno de las llamadas redes sociales, muchos no se dan cuenta que hablan para si mismos.

Una de las definiciones mas lapidarias de las llamadas redes sociales las dio Umberto Eco, el semiologo italiano muerto hace pocos meses, cuando dijo: ¨las redes sociales le dan el derecho a hablar a legiones de idiotas que primero hablaban solo en el bar después de un vaso de vino, sin dañar a la comunidad. Ellos rápidamente eran silenciados pero ahora tienen el mismo derecho a hablar que un Premio Nobel. Es la invasión de los imbéciles¨.

¨Si la televisión había promovido al tonto del pueblo, ante el cual el espectador se sentía superior. El drama del internet es que ha promovido al tonto del pueblo como el portador de la verdad¨.

Ese es el fenómeno que estamos viviendo en el país, claro solo entre los que se divierten hablándose a ellos mismos como un perro que da vueltas tratándose de morder la cola, pensando que con las tonterías que escriben, casi todas para atacar, vituperar, señalar con el dedo índice acusador como aquellos fariseos hipócritas a quienes enfrento el Señor Jesús, van a provocar una situación de inestabilidad política y social en el país.

Mientras en el día de ayer, al decir de los expertos en ese tema, las ¨redes sociales¨, es decir el foro público se daba gusto en día domingo, corriendo detrás de los chismes y decires de un grupo de personas que año parecer no tienen nada mas en que entretenerse, no se dieron cuenta que la marcha que convocaron en Puerto Plata, fue un fracaso en materia de asistencia, parece que va en la misma ruta que aquellas cadenas humanas.

Nos imaginamos que a los líderes de los dedos rápidos se les olvidó que Puerto Plata ha recibido una cuantiosa inversión de parte de los diferentes gobiernos del Partido de la Liberación Dominicana, prácticamente fue reconstruida en toda su infraestructura y el pasado mes de febrero se iniciaron los trabajos en tres frentes para la reconstrucción y ampliación de la carretera que une a la Novia del Atlantico con Navarrete, los que estarán terminados a principios del próximo 2018.

Pero también que el turismo, fuente primaria de ingresos de esa ciudad y sus alrededores, ha iniciado su despegue, después de una caída estrepitosa, con la llegada de miles de turistas por el puerto de Maimón que desde el 2015 está en la ruta de la empresa Carnival y donde atracan varios cruceros cada semana.

Es decir, las probabilidades de que el chisme y el rumor, la fabrica de ¨radio bemba¨ irresponsable que ha sido construida alrededor de las redes sociales, produzcan el fruto de la rebelión social y la desestabilización institucional en la República Dominicana, es algo que se ve muy lejano cuando a estas son notas discordantes con lo que refleja la realidad social.

Habría que preguntarse cuantas de las familias campesinas que fueron convocadas en la mañana de ayer en San Juan de la Magüana, para la visita sorpresa del Presidente Danilo Medina, donde lanzó el proyecto ¨Reforestemos Quisqueya¨, que pretende recuperar para el país el verdor de los bosques que han sido destruidos por la deforestación, inevitable muchas veces porque el hambre es la mayor de las necesidades humanas, participan de las discusiones pueblerinas que consumen todo el tiempo de algunas personas en las redes sociales.

Estamos seguros que la mayoría de los que asistieron a la actividad convocada por el Presidente Medina, para brindar un hálito de esperanza y plantear la participación de los mas excluidos de esta sociedad en la solución de sus problemas de carencia que son transversales a varias generaciones, no les interesan los planteamientos negativos de los usuarios permanentes de twitter, Facebook o Instagram, eso es un fenómeno de los pequeños burgueses de clase media de algunas ciudades del país.

Pero en fin, deberíamos preguntarle a los miles de nuestros conciudadanos que en el día de ayer bailaban en las calles al son de la música de los carnavales de todo el país que se concentraron en el Malecón de la capital, si es verdad que el país se está cayendo a pedazos o hay alguna crisis, que no sea la anímica de los que perdieron las elecciones y han escogido la vía de la contracorriente para intentar imponer un ambiente de pesimismo que no existe en la República Dominicana.

Son las dos caras de la moneda de un mismo país, las mismas que nos han acompañado durante toda nuestras historia, un país que echa hacia delante en base al trabajo, liderado en esta etapa histórica por el Presidente Danilo Medina, y otra parte que consume lo único que tiene valor, que es el tiempo, en el chisme diario y la negatividad de espíritu, menos mal que los primeros hace mucho tiempo que somos mas.