Las cosas de Donald Trump

Por lunes 15 de agosto, 2016

La nación estadounidense fue formada con criterios claros de que se estaba forjando una sociedad única en el mundo. ¿ A qué me refiero? pues que contrario a otras naciones que formaron sus estados enraizados en el Sistema Feudal, los padres fundadores de las colonias llamadas a convertirse en los Estados Unidos de América, no le dejaron nada a la improvisación, pues tenían conciencia de que nacían sin los influjos del feudalismo, es decir, que construían el primer Estado capitalista de la historia.

El pacto del Mayflower del 11 de noviembre del 1620 redactado por los padres peregrinos, es el mejor testimonio de que los pobladores de la parte norte de Virginia sembraban con visión de futuro. En uno de sus párrafos dicen: ” Nos unimos en un cuerpo político civil, para nuestro mejor ordenamiento y conservación de los fines antedichos , en virtud de lo cual para poner en vigor, estatutos, leyes, ordenanzas, constituciones y oficios…”. Obsérvese que ya hablan de ordenarse jurídicamente.

No hubo que esperar mucho tiempo, en el año de 1641 se consagraron las libertades de Massachusetts donde se conocieron leyes que aún perduran en la sociedad norteamericana como la prohibición del monopolio y el derecho a la libertad individual. Importa significar, que los padres fundadores de ese Estado moderno, nunca permitieron y todavía perdura, el que las ”chusmas” tengan el derecho a hacer colapsar su obra maestra y por eso han mantenido el sufragio censitario que restringe la participación de los ciudadanos en las elecciones electorales. Todas las propuestas encaminadas a establecer el sufragio universal han fracasado y todavía 538 electores deciden quienes serán su presidente y vicepresidente.

Este recuento histórico es para hacer conciencia de que el señor Donald Trump no está loco, obedece a un grupo de poder que le pauta un libreto a seguir. Sus ocurrencias y aparentes díscolas posiciones le granjearon gran aceptación. Las cosas de Trump comienzan hacerle perder puntos y ya decidirán sus ”libretistas” cambiarle el guión, que incluya un reencuentro urgente con el liderazgo del partido republicano.

Recientemente el gran investigador ruso, Daniel Estulín, ha insistido en que existe una fuerza supranacional que prefiere a Donald Trump en estos momentos de debilidad para conservar los intereses económicos del imperio. Lo cierto es que el caso de Siria ha sacado a relucir una gran debilidad del coloso del norte, además de que alguien tendrá que lidiar con estas respondonas economías emergentes.

Habrá que esperar una recia ofensiva del equipo de Trump y pienso que pondrán en vigencia los trabajos de la malograda periodista Barbara Olson, quien falleciera en los atentados del 11 de septiembre y quien días antes de morir publicara ”The final days” donde hace graves acusaciones de corrupción a los Clinton.

Para la clase gobernante estadounidense, es irrelevante que gane el partido demócrata o el republicano, de lo que se trata es de preservar los intereses geopolíticos de los Estados Unidos, sobre todo, mucho petroleo.

POR RAMÓN RODRÍGUEZ