Las claves de la reacción del Real Madrid en el Mundial

Por EFE jueves 20 de diciembre, 2018

EL NUEVO DIARIO, REDACCIÓN INTERNACIONAL.- El Real Madrid convenció en su estreno en el Mundial de Clubes, en el que venció por 3-1 al Kashima japonés, y tiene en su mano conquistar su tercera corona mundial consecutiva gracias a la exhibición de Gareth Bale, un mayor compromiso en el esfuerzo, la solidez de Thibaut Courtois y la capacidad de mando de Marcos Llorente.

Las claves de la reacción del Real Madrid en el Mundial de Clubes son:

1-La cara más demoledora de Bale

Es un jugador que siempre aparece en los partidos decisivos. Como hizo en momentos del pasado que dieron títulos al Real Madrid, explotó su velocidad y pegada para destrozar al Kashima. Lo hizo con un esfuerzo extra, sintiendo aún molestias en el tobillo izquierdo dañado hace una semana. Desde su sitio natural, la banda izquierda, en uno de los logros de Santiago Solari al convencer al galés de que puede ser igual de peligroso que cuando parte hacia dentro desde la derecha para buscar su disparo con la zurda.

Ejerció el liderazgo que se le demanda desde que se marchó Cristiano Ronaldo y un día en el que sintió cómo los focos de la responsabilidad le apuntan, respondió con grandeza. Un triplete y segundo máximo goleador de la historia del Mundial de Clubes.

2-Un mayor compromiso en el esfuerzo

El Real Madrid estaba avisado de que cualquier relajación costaría cara. Lo vio en el River Plate, apeado de la final, y su mentalidad cambió a la hora de la verdad. Dispone de jugadores que se transforman cuando ven un título cerca y sacaron su vena competitiva para no ofrecer ninguna opción al rival. Mayor unión en el esfuerzo, más kilómetros recorridos, personalidad con el balón para mermar el físico del rival y pegada. Despejó las dudas que le atenazan esta temporada para acercarse con firmeza a su tercera conquista consecutiva del título mundial.

3-La solidez de Courtois

Con la confianza que tiene un portero que se siente indiscutible, sin espacio para un premio que reconociese la labor de Keylor Navas, Courtois fue el elegido nuevamente para defender la portería blanca en una nueva competición. Su firmeza fue clave en un momento que habría cambiado el rumbo del partido, en el inicio, en una salida en tromba del conjunto japonés, cuando sacó una mano decisiva abajo tras un disparo cruzado. En cuatro de sus seis últimos partidos selló su portería y la dejó a cero. Encajó un gol, en una acción marcada por el VAR, pero muestra un nivel que transmite confianza al resto del equipo.

4-Llorente al mando

Uno de los errores que cometió Santiago Solari a su llegada cuando se lesionó Casemiro fue apostar por Dani Ceballos como medio centro, posición extraña de un centrocampista creativo, descartando a Marcos Llorente, pero al técnico no le costó reconocer su error. No había visto a Llorente porque Lopetegui nunca apostó por él y en cuanto le dio partidos para demostrar su nivel, ha protagonizado un crecimiento que le convierte en uno de los mejores jugadores en cada partido del Real Madrid.

A sus exhibiciones físicas les está sumando una capacidad de mando que pone difícil a Casemiro recuperar con rapidez la titularidad una vez restablecido de su lesión. Marcos se ganó repetir en el once de la final y seguir en el club tras el mercado inverna.

5-La mejoría de Marcelo

Lo ha pasado mal el brasileño por sus lesiones musculares. Es un jugador que va de menos a más en el físico, al que siempre le costó controlar su peso en los parones y con los años le va costando ganar ritmo tras sus regresos. Tras varios encuentros alejado de su imagen, sufriendo para seguir a los rivales, en el Mundial de Clubes mostró una buena evolución. El Real Madrid lo necesita, especialmente en la fase ofensiva del juego, cuando sus subidas desestabilizan al rival. Dio dos pases de gol a Bale y, lo más importante, volvió a demostrar que es un jugador clave en el equipo tras una época de sombras.

 

Anuncios
Apple Store Google Play
Continuar