“Las arenas en los ríos”

Por Emilio Armando Olivo jueves 9 de marzo, 2017

Un decir reza: “no hay moneda de una sola cara” y creo que realmente es así, siendo en esta ocasión parte de la motivación de esta entrega.

La motivación principal nos llega de una intervención pública del Lic. Francisco Domínguez Brito, Ministro de Medio Ambiente ayer en un programa de televisión y donde trató temas muy importantes para el país y necesarios no hoy, sino ayer y más aún mañana.

El buen amigo Francisco Domínguez y lo es, por razón de profesión no conoce todas las caras de esta moneda que es el ambiente o por lo menos parte de estas como son las causas y efectos de las arenas en los ríos y represas nacionales.

¿Cuál es la razón para afirmar esto a simple vista?.

A mi entender la causa principal de que nuestros ríos y presas estén sedimentados, sin barrancas o charcas, se debe sin lugar a dudas a los daños causados por una desforestación marcada y mal usos de un recurso como es o son los suelos del país, sean en la alta o media montaña.

Una de las tantas caras que debemos ver con las arenas y no tengo ningún interés en el sector uso de estas, es que las tierras bajas, por ejemplo en la provincia de Monte Cristy se hace necesario drenar y encausar el Yaque por ejemplo, sacándole los sedimentos, principalmente son arenas por el peso de estas versus las arcillas.

Sería salvar miles de tareas que se van deteriorando cada vez más y más por causa y efectos de la deforestación río arriba.

Criticar es lo más fácil, lo acepto, pero las propuestas por buenas o malas deben ser analizadas, viéndole las diferentes caras a esta moneda o diría este cheque en blanco, veamos.

No se sinceramente a como esta o indagamos de los precios de un metro cubico de arena de ríos sucia o lavada, pero me atrevo a decir que hablamos de pocos cientos de pesos y si hablamos de millones de metros de arenas y gravas buenas en nuestros ríos y represas, tendríamos miles de millones de pesos captados.

Ahora bien. Primero, quien las saca, como, donde, por que, a como, para que estas y su redito.

Para el quien la saca aparecen muchos buenos e inescrupulosos areneros, pero si se hace regulado por el Estado (Medio Ambiente, Obras Públicas y las Municipalidades) bien podemos usar gran parte de esos milloncitos para reforestar las cuencas medias y altas con plantas de agrofrutales y maderables, además de beneficiar las comunidades y fortalecer la industria de la construcción y las obras públicas, incluso haciéndolas más baratas las obras.

Mataríamos dos pájaros o veríamos dos de las tantas caras como son reforestar, encausar los ríos y lavar nuestros escasos suelos al profundizar los causes, pues se evacuarían las sales que hoy dañan los suelos.

Admito que no soy experto en el tema de las arenas y sus usos, pero si confiamos los actores entre estos, nos dejamos asesorar, no vemos el diablo llegar si no el bienestar general, podemos salir a flote.

Claro que este es un proceso temido, pues se presta mucho a la corrupción y este es el gran reto nacional a combatir.

 

Apple Store Google Play
Continuar