«Lánzate a tu fe»

Por Bryan Brea martes 11 de abril, 2017

Uno de esos días en familia, donde el hogar se torna festivo y ver televisión es el atractivo de la noche, mis padres y yo decidimos ver una película, de esas que son familiares y dejan un gran mensaje. Después de dos horas de ver la película, una escena llamó mucho mi atención, y fue cuando el protagonista era perseguido por un grupo de personas, a los cuales no le simpatizaba, terminaron todos en la cima de una montaña y justo ahí culminó el camino.

En ese preciso momento el personaje principal escuchó una voz del cielo que le dijo «Lánzate a tu fe», y sin pensarlo dos veces se lanzó al vacío. Me asombró, que inmediatamente se lanzara, Dios fue poniendo escalones en su descenso. Dios lo respaldó mientras caía, porque se lanzó con fe en Él.

¿Te atreverías a lanzarte a tu fe? ¿Está tu fe lo suficientemente fuerte para lanzarte al vacío? «Tener fe es tener la plena seguridad de recibir lo que se espera; es estar convencidos de la realidad de cosas que no vemos» (Hebreos 11:1).

Quien tiene fe en Dios, también tiene su agrado. «Pero no es posible agradar a Dios sin tener fe, porque para acercarse a Dios, uno tiene que creer que existe y que recompensa a los que lo buscan» (Hebreos 11:6). La fe y convicción en Dios de este joven, logró el respaldo divino en su máxima expresión.

Cuando tú fe en Dios es concreta, real e innegable y te arriesgas, grandes milagros suceden. «Por fe, Abel ofreció a Dios un sacrificio mejor que el que ofreció Caín, y por eso Dios lo declaró justo y le aceptó sus ofrendas» (Hebreos 11:4). «Por fe también, aunque Sara no podía tener hijos y Abraham era demasiado viejo, éste recibió fuerzas para ser padre, porque creyó que Dios cumpliría sin falta su promesa» (Hebreos 11:11).

Por fe, la mujer que estaba enferma hacía doce años con derrame de sangre, fue sanada por tan sólo tocar el borde de la capa del maestro. (Lucas 8:43).

Son maravillosos los milagros que recibirás, sin tan sólo tuvieras fe como un granito de mostaza. Ahora retomemos la pregunta que no me respondiste ¿Te atreverías a lanzarte según tu fe? Si tu respuesta es sí, y eres justo, estás teniendo la convicción de creerle a Dios y vivirás. «El justo por la fe vivirá» (Hebreos 10:38). Si piensas que aún no estás preparado, te invito a que fortalezcas más tu fe en Jesús, para que en ese momento, cuando tu única salida sea lanzarte al vacío de tus oportunidades, de tus sueños, de tu último instante de vida, Dios pueda respaldarte, porque Él sí cumple sus promesas. «Mantengámonos firmes, sin dudar, en la esperanza de la fe que profesamos, porque Dios cumplirá la promesa que nos ha hecho». (Hebreos 10:23).

 

Apple Store Google Play
Continuar