Lakers inauguran estatua de Shaquille O’ Neal en el Staples Center de Los Ángeles

Por admin Viernes 24 de Marzo, 2017

EL NUEVO DIARIO.- LOS ÁNGELES — Un velo amarillo cubrió desde temprano la grandeza de Shaquille O’Neal, la esculpida en bronce, la estatua dedicada a uno de los jugadores más carismáticos que han pasado por Los Ángeles Lakers.

Las inmediaciones del Staples Center comenzaron a llenarse de aficionados desde cuatro horas antes del evento y cuánto menos quedaba para el comienzo, más personalidades llegaban. Leyendas de los laguneros como Kobe Bryant o del mundo del espectáculo como Snoop Dog no quisieron perderse un momento para la historia.

Tras el video sobre su carrera con sus momentos más curiosos y sus gestas vestido de oro y púrpura, los discursos introductorios y las risas contagiosas salidas desde el palco donde se encontraba Shaquille, llegó el momento de la verdad: el descubrimiento del monumento.

Cuando bajó el velo, los presentes se arrancaron en aplausos y vítores, y no fue para menos después de que la estatua de nueve pies y 1,200 libras se convirtiera en la más ‘cool’ de las cinco que se hayan en el los alrededores del estadio. Jerry West descansa a su izquierda, Earvin ‘Magic’ Johnson y Kareem Abdul-Jabbar al frente, algo más alejado se encuentra el jugador de Los Ángeles Kings, Luc Robitaille, y el narrador Chick Hern lo hace más lejos aún. Todas ellas reflejan la esencia de casa personaje a la perfección, sin embargo, la de Shaq se convirtió en la más ‘cool’.

Julie Rotblatt Amrany y Omri Amrany esculpieron el bronce del ganador de tres campeonatos con los Lakers para que luciera colgado. A diferencia de las otras, la de O’Neal no tiene base y la postura es salvaje como él mismo ya que aparece clavando el esférico en una imagen categórica. Del balón que atraviesa el aro sale con sus manos sale una estela de bronce, mientras que sus rodillas flexionadas le dan más singularidad a su clásica postura.

Kobe, Phil Jackson, Abdul-Jabbar, la presidenta Jeanie Buss acompañaron a Shaq en el podio. Todos se llevaron una calurosa bienvenida. Siendo Bryant el más vitoreado y el protagonista el más alardeado. Magic Johnson no estuvo presente aunque le grabó un video de homenaje en el que rememoró algunos momentos que vivieron juntos.

De los cuatro trofeos Larry O’Brien que levantó, tres fueron en Los Ángeles, donde jugó ocho años que no pasaron desapercibidos. Durante su carrera acumuló tres premios al Jugador Más Valioso (2000, 2001 y 2002) y uno de temporada regular (2000), 15 participaciones en el Juego de las Estrellas, 28,596 (23.7 puntos por Juego), 13,099 (10.9 rebotes por partido) y 2,732 (2.3 bloqueos). Estos y otros logros más le llevaron a que los Lakers retiraran el número 34, mientras que Miami Heat, donde alcanzó un campeonato, hicieron lo mismo con el dorsal 32.

La merecida estatua ya forma parte del cielo angelino.

ESPN