Lago Enriquillo baja 112 centímetros de nivel en año 2019…

Por JOSE ANTONIO MATOS PEÑA jueves 2 de enero, 2020

Con una reducción de 7 centímetros en su nivel, para los pasados 78 días, comprendidos del 13-10-2019  al  30-12-2019, encontramos ayer al lago Enriquillo, el cual había reducido de nivel 4 centímetros entre el 14-9-2019  al  13-10-19; fecha en que para todo el resto del año,  a la fecha de referencia, había descendido 101  centímetros, por lo que arribamos al año 2020 con una reducción total de 112 centímetros.

Recordemos que el mismo, alcanzó la exagerada crecida de 23 metros entre el año 2007 al 2012 para de ahí al presente, registrar descensos en su nivel, que podemos referir así: el año 2013, bajó 28 centímetros, el año 2014 bajó 109, el año 2015 bajó 122 centímetros, año 2016, bajó 118 centímetros, el año 2017, bajó 37, el año 2018, bajó en su nivel, 99 centímetros y en este año, el 2019, bajó 112 centímetros, (es decir, que del 30-12-2012  al 30-12-2019 ha bajado 625 centímetros, que equivalen a  6.25 metros de nivel).

Esta crecida, jamás vista por las recientes generaciones, tiene su explicación en el hecho de que de los 73 acuíferos que lo alimentan, uno, el río Yaque del Sur, sufrió una alteración en su recorrido fundamentalmente al mar Caribe, desviándose hacia el Enriquillo, al menos el 75% de las aguas que iban al  mar por la Bahía de Neiba; Razones, el paso de las aguas por el Aliviadero de Canoa sufrió una inversión en la pendiente, rompiendo por el dique Trujillo para al través del caño Trujillo estas aguas iniciar un recorrido hasta la hoya del lago Enriquillo, lugar más profundo de la zona, la isla y toda la región Caribeña.

Aprovechamos estas escrituras para alentar al gobierno central a incentivar de manera efectiva la construcción de la presa de Montegrande, amortiguador natural de sequías y abundancias, aguas abajo, siempre y cuando se complete y empalme con el insoslayable aliviadero de Canoa, sin el cual, la obra se convertiría en una amenaza mortal para las decenas de poblaciones inundables por las eventuales crecidas del Yaque y desborde del Enriquillo; la amenaza está ahí, no se ha modificado nada para evitarla, anímese señor gobernante, la naturaleza juega sus trastadas en ocasiones, prevengamos.

POR JOSÉ ANTONIO MATOS PEÑA

Anuncios

Comenta