La vuelta de operativos militares tensa la situación política en Bolivia

Por EFE jueves 16 de enero, 2020

EL NUEVO DIARIO, La Paz.- Un convoy militar en el Chapare, una zona de Bolivia fiel a Evo Morales, tensó este jueves la situación política en el país, en coincidencia con la vuelta a las calles de los operativos conjuntos de las Fuerzas Armadas y la Policía.

El despliegue de vehículos militares correspondió según el Gobierno interino de Bolivia a una acción prevista anualmente, mientras que desde el entorno de Morales fue denunciada como una intimidación a pocas fechas del Día del Estado Plurinacional, una festividad instituida por quien fuera presidente.

LA EXPLICACIÓN DEL GOBIERNO

El convoy “ha causado mucha sospecha”, reconoció el ministro interino de Defensa, Luis Fernando López, al ser preguntado por la situación en el Chapare, durante la presentación en La Paz de esos operativos conjuntos.

Esa zona del centro de Bolivia es donde Morales se dio a conocer como sindicalista cocalero antes de llegar el poder y sus afines mantienen una importante presencia, hasta el extremo de que la Policía Boliviana lleva semanas ausente.

El ministro calificó de “muy grave” que la Policía no pueda regresar, amenazada por los cocaleros si vuelve, si bien apuntó que las Fuerzas Armadas se mantienen en la zona.

“No necesitamos pedir permiso a nadie para entrar en el Chapare”, sentenció López, quien calificó de “atrevimiento” que se pidan explicaciones al Gobierno por una caravana militar.

Los vehículos llevaban militares a realizar prácticas de paracaidismo que son “recurrentes” cada año en el lugar por estas fechas, relató.

La autoridad asumió que, sin embargo, “la coyuntura hace que eso se vea algo extraordinario” esta vez.

LA REACCIÓN DEL PARTIDO DE MORALES

La caravana entró en el Chapare horas antes de que comentara el despliegue de militares y policías en el conjunto del país, además de pocos días antes del comienzo previsto para el próximo lunes de labores de erradicación en la zona de hoja de coca ilegal.

Por parte del partido de Morales, el Movimiento al Socialismo (MAS), el senador Efraín Chambi advirtió sobre estas acciones del Gobierno interino en “un momento sensible” en el país.

Chambi rechazó ante los medios en La Paz lo que calificó de intentos por “militizar el país”, a la vez que recordó sucesos tráficos del pasado noviembre en Bolivia, con la muerte de civiles por disparos durante operativos como los que ahora se retoman.

Tras la renuncia de Morales el pasado noviembre, denunciando un golpe de Estado para derrocarlo, se produjo un importante despliegue de fuerzas conjuntas, hasta que días después fue retirado después de un acuerdo de pacificación entre el Ejecutivo transitorio y movimientos sociales afines al que fuera presidente.

Por su parte, el dirigente cocalero Leonardo Loza pidió a los militares que “no sean tan arbitrarios, violentos, siempre tengan respeto a los derechos humanos” en el Chapare.

El dispositivo de militares y policías en el conjunto de Bolivia busca reforzar la seguridad de cara el próximo miércoles día 22, Día del Estado Plurinacional de Bolivia.

Morales, quien se encuentra en Argentina, donde solicitó refugio, instituyó esta festividad en coincidencia con la fecha en que llegó al poder en 2006 y el Gobierno transitorio de Jeanine Áñez teme que sus seguidores alteren el orden con protestas el próximo miércoles.

Anuncios