La última oportunidad: Acroarte vs María Cristina Camilo

Por Matías Vizcaíno lunes 10 de enero, 2022

Ante el anhelo de un público entusiasmado, en la edición número 36 de Premios Soberano 2021, de ver a María Cristina Camilo recibir el máximo galardón denominado Gran Soberano, se quedó con la ropa puesta y el moño hecho.  La misma fue celebrada el 15 de junio del año pasado en honor a premiar lo mejor del arte, la cultura y el espectáculo nacional.

En este caso, [¨Maíta¨] una leyenda viva con más de 70 años de trabajo fecundo. Con un arduo caudal de risas, formación artística y diversidad cultural que la inmortaliza en el corazón del pueblo dominicano.  En agosto del 1952, la joven prometedora del arte y la comunicación hacía su debut como presentadora de televisión convirtiéndose en la primera mujer en entrar a engalanar la década tierna de los años 50; (y aún, después de haber pasado ya mucho tiempo se mantiene útil, lúcida y bella).

De esta espléndida mujer de baja estatura, carácter regio y determinación propia se puede escribir miles de manojo de páginas y el tiempo no alcanza para decir todo lo que ella ha hecho en el arte, la cultura y el espectáculo. Es locutora, comunicadora, actriz, madre, abuela (…); ella es mucha cosa buena a la vez.  Por ejemplo, ella se convirtió en el antes y después; el alfa y omega.  Con ella, la mujer dominicana inicia el camino de la confianza en la audiencia y los productores de programa de radio y televisión.

Sin embargo en la versión pasada de Premios Soberano 2021, la Asociación de Cronista de Arte (Acroarte), tuvo la enorme oportunidad de premiar 100 años de simbología nacional; y no lo hicieron (…).

En el libro “La historia del mundo en 100 objetos” de Neil MacGregor, allí aprendemos el valor y el respeto que se debe tener por los artistas.  También, nos enseña a revisar, rectificar y volver a impulsar los mitos, los objetos y los símbolos.  Aprendemos, con el tiempo la cultura es reconocida a través de la obra del hombre y la mujer; y la cultura no se hace sin ellos.  Por eso, el papel de las instituciones es colocar a sus artistas y comunicadores al lado de sus raíces y costumbres e introducir novedades simbólicas al pueblo y a la gente común que siguen a esos artistas hasta convertirlos en mitos.  Y eso es María Cristina Camilo en el arte y la cultura nacional, un mito de 103 años; por lo que, entregarle el Gran Soberano (2022) es un acto de nobleza

Por Matías B. Reynoso Vizcaíno

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar