La UE y China afrontan cumbre en medio de tensiones por inversiones y Huawei

Por EFE lunes 8 de abril, 2019

EL NUEVO DIARIO, BRUSELAS.- La Unión Europea (UE) y China celebran una cumbre este martes marcada por la necesidad de entenderse como socios estratégicos, pero también por las tensiones emergidas del interés chino en invertir en infraestructuras clave europeas y de las reticencias sobre la tecnológica Huawei en ciberseguridad.

La transferencia forzada de tecnología a China, los subsidios industriales que ese país mantiene o las dificultades para que reconozca la protección de indicaciones geográficas europeas son algunos de los asuntos que complican, según fuentes comunitarias, el resultado de la cumbre.

En ella, China estará representada por su primer ministro, Li Keqiang, y el titular de Exteriores, Wang Yi, mientras que la UE lo estará por los presidentes del Consejo y la Comisión europeos, Donald Tusk y Jean-Claude Juncker, junto a la alta representante para la Política Exterior, Federica Mogherini, y el vicepresidente comunitario para el Crecimiento y la Competitividad, Jyrki Katainen.

La preparación de una declaración conjunta como resultado de la cumbre está encontrando obstáculos ante las diferencias entre las dos partes.

De hecho, países comunitarios como Alemania, Francia, Italia, Reino Unido, Holanda, Polonia, Suecia o Bélgica se resisten a apoyarla si ésta no recoge “compromisos más fuertes” por parte de Pekín en materia económica, comercio o derechos humanos, según adelantó el portal especializado en información comunitaria Euractiv, socio de Efe.

La cumbre tendrá lugar tras la reciente publicación por parte de la Comisión Europea y la propia Mogherini de una comunicación en la que piden más cooperación en todos los ámbitos con China, pero también más firmeza para que Pekín cumpla sus compromisos internacionales y aplicar nuevas herramientas, como el sistema de supervisión de inversiones extranjeras en infraestructuras clave.

La Nueva Ruta de la Seda, el proyecto estrella de inversiones que impulsa China, en el que por el momento han aceptado participar en solitario países como Italia, está en el punto de mira.

El futuro desarrollo de una infraestructura clave para Europa, como son las redes móviles 5G, también es un punto de preocupación para la UE por el papel protagonista que quieren tener empresas como Huawei, el mayor fabricante de equipos de telecomunicaciones y el segundo de teléfonos inteligentes del mundo.

Bruselas ha abierto la puerta a identificar proveedores que no considere seguros al cabo de una evaluación de riesgos de ciberseguridad, teniendo en cuenta que empresas chinas como Huawei tendrán por ley que cooperar con los servicios secretos de su país.

En todo caso, la UE y China quieren potenciar su cooperación como socios estratégicos a nivel global y apuntalar el multilateralismo y la lucha contra el cambio climático, tan denostados por Donald Trump desde su llegada a la Casa Blanca.

Se espera que ambas partes reiteren su apoyo a un sistema multilateral comercial basado en normas y en la Organización Mundial del Comercio (OMC).

La UE presionará para acelerar la reforma de esa organización, incluyendo en lo referente a subsidios industriales, a través del grupo conjunto de trabajo puesto en marcha con China, y para extender el mandato del foro global sobre capacidad de acero.

La Comisión Europea informó la semana pasada de que dos de cada tres medidas de defensa comercial que impone para proteger a la industria comunitaria del dumping o las importaciones subsidiadas se dirigen a productos procedentes de China, objeto a su juicio de comercio desleal en áreas como la industria siderúrgica, víctima de la crisis mundial de sobrecapacidad de acero.

En el ámbito de la Política Exterior, la UE y China esperan abordar cuestiones referidas a Corea del Norte, Irán, la crisis ucraniana y Rusia, Afganistán, Birmania o Venezuela, así como la cooperación en Defensa y Seguridad para mantenimiento de la paz en países africanos.

La cumbre será una oportunidad también para la UE para expresar a China su compromiso con los derechos humanos y el Estado de Derecho, indicaron fuentes comunitarias.

Anuncios