La UASD no levantó paro ayer: ¿Un ardid mediático,  dirección de FAPROUASD?

Por Francisco Rafael Guzmán martes 13 de febrero, 2018

El autor es profesor en la UASD y puede opinar de lo que está pasando en la UASD. Hay una realidad insoslayable, no hubo paro en la apertura formal de la docencia en la Primada de América, hubo una convocatoria a paro que no fue acatada por el grueso del profesorado, por lo menos en la SEDE Central de Santo Domingo.

Veo con preocupación que algún medio se empecine en dar crédito a una deformación de los hechos que el presidente del gremio de los profesores ha querido hacer. En la UASD de Santo Domingo no hubo huelga de profesores, repito, el grueso de profesores no acatamos el llamado a paro, lo cual se debió a que de manera antidemocrática el presidente de FAPROUASD llamó a paro para el primer día de docencia sin hacer una asamblea de profesores y que esta decidiera mayoritariamente realizar el mismo.

La huelga o paro es el último recurso a que deben acudir los profesores o cualquier sector laboral para reclamar sus derechos, por lo tanto debe ser ponderado por una asamblea con la asistencia de un % mínimo de los miembros según lo deben establecer sus estatutos y decidirlo por mayoría, después de un debate.

No se entiende qué se pretende o para qué, al manejar a la opinión pública, deformando los hechos y diciendo que en la UASD no hubo paro la semana pasada y la antepasada. ¿Cuál paro? En la UASD si hubo docencia en las dos semanas anteriores (si ha habido docencia desde el 29 de enero 2018) y el autor se atreve a decir que si faltaron muchos estudiantes y  algunos profesores en la primera semana es algo normal en parte y un reducidísimo grupito de profesores no acudió (menos de un 5 %) acató el llamado a paro. No hubo huelga o paro. Nadie se llame a engaño. Santiago Guillermo ha querido deformar los hechos, al autor no le cabe la menor duda.

La Universidad necesita que su realidad no sea deformada, no importa quien propicie esta campaña, desde dentro o desde fuera de su recinto. Quien lo haga le estará haciendo un daño al país. Hoy parece que la docencia comenzó hoy, según se está manejando a la opinión pública, cuando no es así.

Quien escribe terminó la primera unidad en una de sus materias la semana pasada, la cual comenzó la semana antepasada, en una asignatura que se imparte con una asignación de tres (3) horas semanales. Se le está haciendo un daño a la sociedad y al país, porque ningún bien se le hace a la UASD con ello y la ella es un patrimonio de la sociedad dominicana. No podemos dejar que enemigos de la UASD, desde dentro o desde fuera, pretendan mancillarla. La Universidad es digna, hay preservarla y no podemos permitir que los que pretenden que ella colapse logren su propósito.

Esto no invalida la justeza de los reclamos de los servidores universitarios y una injusticia cometen los que viven denostando a la UASD y sus profesores. Muchas necesidades insatisfechas tenemos los profesores de la UASD, como también las tienen los de universidades privadas y también los médicos de Salud Pública. Estos últimos reciben un  trato muy malo de parte del Sistema Nacional Pública, los cuales deberían recibir  un aumento de salario de un 200 % aproximadamente y no ser humillados, debiendo cumplir con un horario de seis horas diarios de servicios pero con un sueldo digno.

No somos los únicos maltratados, pero somos maltratados con los salarios porque un profesor universitario no puede dar 40 horas de clases a la semana, sin deteriorar su salud y vivir menos; sin embargo, la opinión pública ha sido manejada muchas veces diciendo que cobramos sueldos de lujo y se quiere decir barbaridades de la Universidad Primada de América y podemos decir que no es la menos digna del país. No queremos hacer comparaciones, pero la historia es una realidad pretérita pero que no puede ser ignorada.

La UASD tenemos que defenderla y salvarla, no importa que intereses poderosos estén contra ella, porque que sería de esta sociedad sin la universidad del Estado, como ella es: autónoma, democrática y popular. La degeneración moral del país sería muy superior a la que ya tenemos y que no aguantamos sin la UASD.

Santiago Guillermo debe reconocer que su llamado unipersonal y antidemocrático a paro, sin estar el semestre abierto y sin decidirlo una asamblea masiva de profesores, ha fracasado y ha sido infausto y cualquier medio antes de publicar una información sobre la UASD debe ajustarse a los hechos y no hacer una deformación de estos porque en nada esto beneficia a la sociedad dominicana, a los profesores, a los demás servidores de la Universidad y a toda esta en su conjunto. De este modo lo que se está es atentando contra la UASD; las demandas son muy justas, pero ¿estamos en condiciones de volver a una huelga por varias semanas, como el semestre antepasado? ¿Podemos resistir  a un sector poderoso que hace opinión pública que se manifiesta  contra la UASD en esa circunstancia? El paro no debe ser visto como el mejor  recurso, aunque fuera que lo decidiera una mayoría en una asamblea masiva y democrática, al entender del autor, aunque ella es soberana. Ahora bien, no deformemos los hechos, no hubo paro, no hubo huelga de profesores en la UASD. Mejoremos las relaciones públicas en la Universidad.

Es hora de que el rector cumpla con el 5 % que prometió para que el aumento llegue al 15 %, pero además debe pagar el retroactivo de un 10 % de los meses de enero y febrero del 2017 (aunque sea insignificante) si quiere dar muestra de pulcro como se le vendió a quienes votaron por él y hoy no tienen buena imagen de su gestión. Lo honesto ante los medios es decir que se desconvocaba el llamado a paro que se hizo para el día 29 de enero, porque lo que se aprobó no fue levantar un paro porque no hubo paro, aunque se dijera que se aprobaba levantar el paro. ¿Cuál paro si no lo hubo? Eso fue y debe ser lo que todos los medios debieron y deben decir, no que algún medio diga otra cosa.

De todos modos el gobierno no le entrega el presupuesto que la universidad del Estado debe tener, porque la UASD es un gigante pero no un elefante blanco. Al pan pan y al vino vino.

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar