La temporada nunca se detuvo, el coronavirus jugó

Por Johnny Nieto jueves 28 de mayo, 2020

La Liga de España está calentando motores para su reinicio tras la pausa originada por la pandemia del COVID-19. De tal manera que la mayoría de los futboleros se van poniendo nuevamente en contexto del momento previo al parón y de manera inevitable se van formando comparaciones con el instante actual para retomar la competencia.

Quizás muchos no se han percatado que el coronavirus también jugó durante esta temporada. Sí, así es, se convirtió en parte de la competencia, lo que además nos recuerda que si bien el calendario de partidos estuvo congelado, la temporada siguió en marcha.

El confinamiento que obligó a detener el andar de los partidos, se convirtió en una variable que influirá directamente en el resultado de la contienda, no de una específica, sino de todas las ligas. Es posible que en algunas se note más que en otras por la diferencia que traían o por la zona de clasificación que esté más comprometida.

Por ejemplo, en Inglaterra y Alemania todo estaba prácticamente listo arriba antes de la pausa, mientras que en España e Italia la situación está muy ajustada para definir el campeón. Pero el escenario más complejo es en los puestos de Champions League, Europa League o la lucha por no descender en todos los países.

La temporada nunca se detuvo porque el confinamiento permitió que muchos futbolistas que estaban lesionados y que quizás los tiempos no les daban para recuperarse y volver a tiempo a jugar antes del final de la 2019-2020, lo pudieran hacer. En muchos casos, son piezas vitales para los clubes. Es una variable que juega y mucho.

Y dentro de ese análisis orientado a proyectar los posibles ganadores al final de la competencia, no podemos dejar de lado otra variable importante: El favorecimiento de la cuarentena a los llamados clubes grandes.

El estatus social y la forma de vida de los jugadores que militan en conjuntos de bajo presupuesto o de estatus no tan altos, a pesar de que se pudieron haber entrenado todos los días para mantener el físico, están en desventaja ante sus colegas de equipos de alcurnia. Quienes poseen espacios en sus entornos con mayores facilidades: Gimnasio, piscina, campo abierto y hasta canchas, que les permitieron trabajar de otra manera.

Todos estos factores, unidos al cúmulo de partidos que tendrán que disputar en un lapso de tiempo muy comprimido, permitirán que los poderosos saquen mayor ventaja y a su vez que muchos colapsen, incluyendo a aquellos que por ahí estaban consiguiendo una campaña
memorable, esos pudieran salir más afectados en el cierre tras la pandemia.

Comenta