La subalimentación afecta a 600,000 dominicanos

Por EFE martes 11 de agosto, 2020

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO.- Seiscientos mil dominicanos estaban subalimentados en 2019, de acuerdo con datos proporcionados este martes por agencias de la ONU, que advierten de que los efectos del coronavirus aumentarán los niveles de inseguridad alimentaria.

Los datos forman parte del informe “El Estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo 2020”, elaborado de manera conjunta por la FAO, FIDA, OPS/OMS, PMA y Unicef.

El indicador de subalimentación ha registrado un descenso en el país al bajar de 19.3 % de la población en 2004 a 5.5 % en 2019, lo que equivale a 600,000 dominicanos subalimentados.

El informe se centra especialmente en la transformación de los sistemas alimentarios para lograr dietas saludables y asequibles y analiza el coste y la asequibilidad de estas dietas en el mundo.

Sin embargo, apunta un 16.0 % de los dominicanos no puede permitirse el acceso a una dieta saludable con los ingresos que reciben, debido al costo de la misma que ronda los 4.06 dólares por persona.

En otro orden, el estudio de la ONU indica que en el país persisten indicadores negativos con respecto a la nutrición infantil, ya que el porcentaje de niños menores de 5 años con desnutrición aguda se situaba en un 2.3 % para 2019, mientras que la prevalencia en el retraso del crecimiento registra un 10.1 %.

Asimismo, el porcentaje de niños con bajo peso al momento del nacimiento presentaba un 11.3 % en el 2019, lo que constituye un ligero descenso con respecto al 2012 que registraba un 11.4 %.

Las cifras de lactancia materna exclusiva en niños de 0 a 5 años continúan siendo alarmantes, ya que de un 8.0 % que el país registraba en el 2012, los números descendieron a un 4.6% para el año 2019, de acuerdo con los datos.

En tanto, el porcentaje de anemia en mujeres en edad reproductiva sigue con tendencia al alza, ya que en 2012 la proporción se encontraba en un 29.5 % y para el 2016 aumentó a 29.7 %.

Respecto a la obesidad, el estudio indicó que sigue siendo un reto tanto para la población infantil que en el 2012 registró un 8.3 %, como para la población adulta que en el 2016 presentaban un porcentaje de 27.6 %, lo que equivale a 1.9 millones de personas.