La sombra de los ganadores

Por Manuel Hernández Villeta lunes 30 de diciembre, 2019

Luego de la tregua de fin de año ejecutada a medias, los partidos políticos reanudarán sus actividades. La campaña electoral es lo más cercana a una pelea de lucha libre. Van todos contra todos. Dentro de los grupos unidos, vendrá la lucha por la sobrevivencia.

Hay tres grandes bloques. Todavía es difícil, por no decir tarea imposible, decir cuál será el resultado de las elecciones presidenciales. Hay que dejar que los partidos comiencen a trabajar después  de formalizar alianzas y de  reorganizarse luego de divisiones y malos ratos.

La verdadera primera evaluación llegará con los números finales de las elecciones municipales. Allí habrá ganadores y perdedores. Pero el partido que consiga mayor número de alcaldes y regidores, se puede decir que  dio un paso certero para ganar las presidenciales.

Lo que parece imposible es que un partido y su grupo puedan ganar en la primera ronda. Habrá segunda vuelta, de acuerdo a las perspectivas de hoy. Mañana todo podría cambiar, pero la política se palpa y evalúa de acuerdo con las coyunturas de ahora, no las que en forma intangible puedan suceder mañana.

Dos de los tres principales partidos se van a disputar la presidencia en la segunda ronda, y el ganador tendrá que obtener únicamente la mayoría de votos. El que quede en el tercer lugar dará el triunfo al que le ofrezca mejor trato. Eso pasa en el mercado político, el derrotado es el que tiene la llave del triunfo.

Las alianzas con miras a la segunda vuelta no se van a dar en esa etapa. Tienen que ser amarradas desde ahora. La política es el arte de lograr la concertación  que parece imposible. Lenin llegando a acuerdo con los alemanes  para ir a realizar la revolución en Rusia. Mao y los nacionalistas, aliados circunstanciales en medio de una guerra civil, para acabar con los japoneses.

Balaguer quedando en el tercer lugar con un candidato perdedor,  dio el triunfo al Partido de la Liberación Dominicana y a Leonel Fernández. No se asombren que se dé una alianza de peledeistas si uno de sus partidos queda en tercer lugar.

Pero hoy, en este momento, lo que se ve es la alianza de segunda ronda entre Luis Abinader y Leonel Fernández.  Pero hay otras luchas intestinas. Los partidos aliados de los tres grandes tienen que demostrar su fuerza, para sobrevivir en la nómina de la Junta Central Electoral.

El Revolucionario Dominicano y el Reformista Social Cristiano son dos partidos que se consideran mayoritarios porque obtuvieron más del cinco por ciento en las pasadas elecciones. Ahora para ser mayoritarios tienen que conseguir esos votos. No solo es suficiente que gane la cabeza de la alianza, para subsistir hay que sacar  números propios.

Los políticos dominicanos tienen que recordar, y si no saber, que ningún partido tiene el padrón con afiliados suficientes para ganar las elecciones, por consiguiente, hay que salir a las calles a conseguir el favor popular. Todavía no arranca la marcha final, pero vendrán sorpresas y acorralamientos. En enero comenzaran a surgir los favoritos y a proyectarse los derrotados. ¡Ay!, se me acabó la tinta.

Por Manuel Hernández Villeta

Anuncios

Comenta