La solidaridad se activa con ancianos aislados por tres meses en el R.Unido

Por EFE lunes 23 de marzo, 2020

EL NUEVO DIARIO, REINO UNIDIO.- Numerosas iniciativas ciudadanas surgen en el Reino Unido para ayudar a los mayores de 70 años, a quienes el Gobierno británico recomienda quedarse en casa tres meses para contener la pandemia de coronavirus, un periodo superior a lo hasta ahora planteado en otros países.

Aunque no todos los ingleses pertenecientes a este grupo de edad -que supone el 13,20 % de la población total- deciden confinarse, es más que probable que ante la escalada de contagios y la saturación de los hospitales el Ejecutivo de Boris Johnson decida imponer esta medida.

Pat, de 72 años, es una de esas personas mayores que voluntariamente prefieren quedarse en casa y optar por el aislamiento.

“La mayoría de la gente que conocemos ha escogido esta opción”, señala a Efe esta residente en Maryport, una pequeña población de unos diez mil habitantes al noroeste de Inglaterra.

“El principal problema es el aburrimiento”, añade Pat, que lleva ya una semana encerrada en su hogar y que cree que es algo “necesario”, pese a la “dificultad” que implica, sobre todo por la impotencia que siente ante esta situación.

Ella se considera “afortunada” porque su familia reside en el pueblo, pero indica que ya hay gente organizándose para ayudar a otras personas que viven solas o que están lejos de sus parientes.

De hecho, en el distrito de Allerdale, donde se encuentra Maryport, algunos miembros de la comunidad han creado un grupo en la red social Facebook para coordinarse y poder atender a quienes así lo requieran.

En “Covid-19 Grupo de Apoyo (Zona de Allerdale)”, los habitantes de esta área incluyen sugerencias para entretenerse, recomendaciones contra el virus y responden a dudas de la gente para, entre todos, sobrellevar lo mejor posible el confinamiento.

No obstante, esta no es la única agrupación que se ha formado para actuar frente a esta crisis sanitaria, sino que hay muchas más distribuidas por todo el territorio.

Un ejemplo es la propuesta coordinada por el analista internacional Isaac Bigio, una campaña que recaba voluntarios para apoyar a las personas de la tercera edad en estos duros momentos y que se encarguen, entre otras cosas, de que no les falten alimentos.

Politólogo, economista e historiador, Bigio organiza además el Mes Amigo, dirigido a celebrar la cultura hispana, lusa y latinoamericana anualmente en Londres.

Este colectivo, según Bigio, “es la mayor minoría lingüística de la capital” y alcanzaría incluso el millón de habitantes en todo el país.

Una dificultad añadida para esta comunidad es que “la mayor parte de los adultos mayores tienen problemas con el inglés”, razón por la que, a su juicio, la iniciativa es aun más necesaria.

No obstante, el experto advierte de que si no se toman medidas para el conjunto de la población del Reino Unido más drásticas, “no habrá manera de proteger a los ancianos”.

La idea se le ocurrió a la turolense Pilar Sánchez, directiva de la Anglo Latin América Foundation (ALAF) y conocida como Lady Brennan, por ser esposa de Daniel Brennan, parlamentario de la Cámara de los Lores.

En la localidad británica en la que ella cumple con este periodo de clausura, los más jóvenes hacen la compra y se la llevan a quienes están confinados en sus domicilios.

“Es una situación privilegiada”, señala a Efe Lady Brennan, quien apunta que, por ese motivo, pensó que “los latinos de Londres tendrían mucha necesidad” de obtener este tipo de asistencia.

Además, insiste en la necesidad de mantener la actividad social de los mayores mediante llamadas telefónicas o juegos colectivos a distancia y asegura que “es en las situaciones críticas cuando realmente se muestra el carácter y la generosidad de las personas”.

Propuestas todas que se están poniendo en marcha antes de que el Gobierno británico haga coercitiva esta clausura para los ancianos, temporalmente superior a la de otros países europeos que combaten el COVID-19.

Después de casi dos semanas de aislamiento, ella se entretiene recopilando las fotografías de los últimos cincuenta años y está creando un álbum para cada uno de sus hijos.

“La gente puede hacer cosas que no ha tenido nunca tiempo de hacer”, comenta esta española, si bien reconoce que estar aislado “no es fácil”.

Con esta crisis, concluye, “se puede mejorar y hacer que la gente se dé cuenta, al final de todo esto, de cuáles son los valores del ser humano”. EFE

Anuncios