La “simulada” oposición política en Dominicana

Por Rolando Fernández miércoles 28 de agosto, 2019

¡Ah!, conjunto de “pantallosos”, o “allantosos” personajes. ¡Quién ha dicho que en este país hay reales actitudes de ese género! – hacer oposición a los que mandan -. ¡“Bueeeno”! “Eso habría que “ventilairlo”, como diría un preciado amigo nuestro, de la región del Cibao aquí.

Para todos aquellos que con facilidad se dejan embaucar, dicen los que saben que, “soñar nada cuesta”. ¡Mucha gente busca lo de ella, sí es lo que se tiene en esta nación! Cabría tener eso bien presente compatriotas, para no quedar sorprendido después.

Entre esa, algunos “especímenes” bien conocidos, lo hacen bajo la sombrilla de ciertos “partiduchos” de vieja data ya entre nosotros. En caso contrario, de manera personalizada, cuando no logran “acotejarse” dentro de aquellos grupúsculos organizados más bien.

También recurren los buscadores de espacios partidaristas, para desde ahí tratar de venderse, a otros que se dicen modernos, pero que en realidad constituyen más bien, verdaderos reciclajes entre “quemados” y advenedizos de última, cazadores de poder.

Además, y en ese orden, se tienen en la palestra pública hoy, vendiéndose como tales iconos relativos, a hombres   pertenecientes a los considerados partidos mayoritarios en el pasado; pero, que ya son entidades a las cuales quedan muy pocos cartuchos por disparar; que están en el presente “de capa caída”, como se dice popularmente; que se quedaron acéfalas, tras las partidas de sus verdaderos líderes, e ideólogos natos; que están capitaneadas en la actualidad por jefes de grupos apandillados, tendencias.

Si aquí en verdad se tuvieran ciudadanos preocupados por este país, como es lo que debe ser,      las actitudes sentidas fueran otras, en términos de contrarrestar las cuestionables ejecutorías, y los desmanes muy desaprensivos en su totalidad, provenientes de los últimos malos gobiernos que aquí se ha venido teniendo, desde hace ya varios lustros.

Más que demostrable aquí se tiene, que un alto porcentaje de los que se hacen llamar opositores a los gobiernos en esta nación, ya sea de manera individual, o tras el escudo de algunos “ventorrillos” de la política local creados al efecto, cuando no a través de otras organizaciones de las llamadas mayoritarias en el pasado, su afanar solo va dirigido a procurarse lo de ellos también: el “ordeño de ordinario de la vaca nacional”.

Cuántos “partiduchos”, y organizaciones trasnochadas del ramo se tienen en Dominicana, y que se les debe costear sus francachelas electoreras oficialmente, como su alegre modus operandi; desde donde solo se cacarea, al igual que se hacen falsas promesas a esta sociedad, que luce como ingenua, o anestesiada; y, titireada por completo, no cabe duda.

Todo no es más que, para ir en pos de los enganches apetecidos en los vagones de los que ya están en poder; o, alcanzarlo también por ellos mismos, para “cebarse” de igual forma: recuperar con creses sus inversiones en el área

Esa proclividad defensora en favor de los que no tienen voz en esta República, ha desaparecido por completo. Se fue conjuntamente con la identidad de los dominicanos, ante la penetración cultural inducida claramente, y promovida por los poderes hegemónicos gravitantes aquí. ¡Muy notable se reporta el hecho aludido! Aquella loable actitud patriótica se ha hecho opaca, y a veces hasta invisible por completo.

En consecuencia, será el pueblo en general, el que tendrá que empoderarse, y procurar por la vía que sea, el encaminar las acciones de fuerza necesarias, a los fines de que se enmienden las ejecutorias estatales indebidas, de ordinario acontecer en esta República; o, en su de defecto, elevar cuántos reclamos considerados cívicos-pacíficos resulten pertinentes. ¡Ojalá que no falte mucho!

 

Autor: Rolando Fernández

Anuncios

Comenta