La Semana Santa español incorpora nuevas tecnologías sin olvidar la tradición

Por jueves 2 de abril, 2015
Persio Maldonado
Director El Nuevo Diario
Pdte. Sociedad Dominicana de Diarios
Pdte. FEDOTENIS | Pdte. COTECC

Madrid, 2 abr (EFE).- España vive estos días las festividades de Semana Santa a medio camino entre lo lúdico y lo religioso y en un contexto en el que, sin olvidar las tradiciones que rodean estas fechas, se van incorporando nuevas tecnologías.

Para recordar la pasión y muerte de Jesucristo es tradicional que por toda España se celebren procesiones de imágenes religiosas llevadas a hombros por los llamados “costaleros”.

Se trata de una dura prueba que pone a estos penitentes en una situación de esfuerzo extraordinario y para la que se preparan físicamente con antelación.

Este año el Centro de Atención al Costalero de Granada (sur) ha puesto a disposición de éstos la última tecnología para garantizar que el esfuerzo físico no tenga consecuencias serias para su salud.

Para ello se va a monitorizar a los costaleros para conocer sus movimientos, su ritmo cardiaco o su consumo de calorías, según la coordinadora de este centro, Montserrat Altemir.

Así, como los relojes inteligentes o las zapatillas con GPS, los costaleros granadinos contarán con dispositivos para medir sus constantes vitales y conocer desde la tensión arterial o el pulso a la velocidad del paso o la cantidad de oxígeno que hay debajo del trono.

Se trata de medidores que se sitúan en el costado y el pecho y que se pueden adquirir por una media de cincuenta euros y que permiten trasladar toda la información a aplicaciones móviles de descarga gratuita que analizan los datos y permiten mandar el estado del portador por correo a un centro médico.

Uno de los lugares de España donde se vive la Semana Santa con más fervor es Sevilla, cuyas procesiones se pueden seguir este año a través de una aplicación para teléfonos móviles.

Itinerarios, programas y novedades de las distintas hermandades o cofradías son las informaciones que proporciona la aplicación “Paso a paso” que, además, fomentará la participación de los ciudadanos al hacer posible subir las fotografías de las distintas cofradías a un perfil de Instagram.

Aparte de los costaleros que cargan con las imágenes o pasos (algunos de gran valor artístico) estos días desfilan por las calles de toda España miles de nazarenos, ataviados con sayas y capirotes (gorros picudos) y portando cirios, en una estampa que atrae a muchos curiosos, sean o no creyentes.

Uno de ellos ha sido el rey Felipe VI, en el trono desde junio pasado, y que hace tres días fue a Sevilla para visitar una fábrica y aprovechó para presenciar un par de procesiones.

Como Felipe de Borbón, muchos españoles y extranjeros seguirán estos días los desfiles religiosos, favorecidos por el buen tiempo, que predomina en esta Semana Santa.

Eso causa satisfacción en el sector turístico, que prevé un aumento de entre un 20 y un 22 % en las ventas respecto a la Semana Santa de 2014.

Los hoteles prevén una buena evolución en prácticamente todos los destinos españoles, beneficiados por un tirón de la demanda nacional y también por la llegada de turistas europeos, desviados desde Túnez, tras el reciente atentado terrorista que causó la muerte de veintiún visitantes extranjeros.

Y entre tanta tradición, también este año una cofradía de Málaga ha pedido el indulto para un preso sin delitos de sangre, lo que puede hacer gracias a una medida de gracia aplicada desde 1759 cuando el rey Carlos III quiso agradecer así que los reclusos de una cárcel accedieran a acompañar a las imágenes en medio de una epidemia de peste. EFE

Anuncios