La Santa Inquisición, el estalinismo y el cepepeísmo como “progreso“ (¿?)

Por Gregory Castellanos Ruano martes 30 de mayo, 2017

La Santa Inquisición representó y representaba un “progreso“ (¿?). El estalinismo representó y representaba un “progreso“ (¿?).  El cepepeísmo representó y representaba un “progreso“ (¿?).

La Santa Inquisición fue considerada como “progreso“.  El estalinismo  fue considerado como “progreso“.  El cepepeísmo fue considerado como “progreso“.

La Santa Inquisición se auto consideró “la más alta expresión del desarrollo del pensamiento humano“.  El estalinismo se auto consideró “la más alta expresión del desarrollo del pensamiento humano“.  El cepepeísmo se auto consideró “la más alta expresión del desarrollo del pensamiento humano“.

Los seguidores del catolicismo consideraron a La Santa Inquisición como la más alta expresión del desarrollo del pensamiento humano.  Los seguidores del estalinismo consideraron al estalinismo como la más alta expresión del desarrollo del pensamiento humano.  Los seguidores del cepepeísmo consideraron al cepepeísmo como la más alta expresión del desarrollo del pensamiento humano.

El que estaba contra la Santa Inquisición estaba “contra el progreso“.   El que estaba contra el estalinismo  estaba “contra el progreso“.   El que estaba contra el cepepeísmo estaba “contra el progreso“.

El que estuviera contra la Santa Inquisición era “un salmón o como un salmón navegando contra la corriente de la Historia“ porque los salmones cuando van a desovar van a contracorriente de las aguas del río.  El que estuviera contra el estalinismo era “un salmón o como un salmón navegando contra la corriente de la Historia“ porque los salmones cuando van a desovar van a contracorriente de las aguas del río.  El que estuviera contra el cepepeísmo era considerado “un salmón o como un salmón navegando contra la corriente de la Historia“ porque los salmones cuando van a desovar van a contracorriente de las aguas del río.

Todo el que se opusiese a la Santa Inquisición debía ser execrado.  Todo el que se opusiese al estalinismo debía ser execrado. Todo el que se opusiese al cepepeísmo (adorador de “El Código Elegido“) debía ser execrado.

Desde el litoral de los partidarios de la Santa Inquisición se publicaron numerosas obras tanto de Derecho como de Teología para justificar la misma, lo mismo que a su procedimiento. Desde el litoral de los partidarios del estalinismo se publicaron numerosas obras para justificar dicha corriente del pensamiento, lo mismo que a su procedimiento. Desde el litoral de los partidarios del cepepeísmo se publicaron numerosas obras para justificar dicha corriente del pensamiento, lo mismo que a su procedimiento.

Por el Principio de Progresividad surgieron numerosas obras loando a la Santa Inquisición y sus procedimientos brutales.  Por el Principio de Progresividad surgieron numerosas obras loando el estalinismo y sus procedimientos brutales.  Por el Principio de Progresividad surgieron numerosas obras loando el cepepeísmo y sus procedimientos brutales.

La Santa Inquisición y sus partidarios eran los portadores de la verdad absoluta, nada estaba por encima de éllos en cuanto a verdad y progreso.  El estalinismo y sus partidarios eran los portadores de la verdad absoluta, nada estaba por encima de éllos en cuanto a verdad y progreso.  El cepepeísmo y sus partidarios eran los portadores de la verdad absoluta, nada estaba por encima de éllos.

La Santa Inquisición  era considerada “El final de la Historia: el máximo grado de desarrollo de la humanidad.“  El estalinismo era considerado “El final de la Historia: el máximo grado de desarrollo de la humanidad.“  El cepepeísmo era considerado “El final de la Historia: el máximo grado de desarrollo de la humanidad.“

La Santa Inquisición  era considerada el máximo grado de la modernidad.  El estalinismo era considerado el máximo grado de la modernidad.  El cepepeísmo era considerado el máximo grado de la modernidad.

La Santa Inquisición actuaba y se justificaba “En nombre de Dios“.  El estalinismo actuaba y se justificaba “En nombre del proletariado“.   El cepepeísmo actuaba y se justificaba “En nombre de los Derechos Humanos“ (de los delincuentes).

La Santa Inquisición era algo “bueno para todos“.  El estalinismo era algo “bueno para todos“. El cepepeísmo era algo “bueno para todos“.  (¿El CPP es bueno para todos?)

La adopción de esas actitudes y de esas auto-consideraciones y de esas consideraciones por los cepepeístas, como se ve, no era ni es nueva en la Historia. Y es que nada se parece tanto a un extremo como otro extremo.

La Santa Inquisición produjo unos dos mil muertos durante una existencia de unos cuatro siglos y medio, más o menos, hasta exactamente el quince (15) de Julio de mil ochocientos cincuenta y cuatro (1854) en que fue suprimida por el Papa; el estalinismo produjo entre treinta a cuarenta millones de muertos desde que se apoderó del poder en la URSS hasta la muerte de Estalin (para no incluir los que produjeron los que siguieron el estalinismo sin Estalin); el cepepeísmo, que es de manufactura más reciente, con su “Laissez faire, laisser passer“ y la consiguiente anomia legal o anarquía cepepeísta, ha causado en toda Iberoamérica tantas decenas de millares de muertos que los centenares de millares de muertos ya van por la cifra de los seis ceros y con tendencia a seguir aumentando espeluznantemente. El experimento jurídico llevado a la práctica para procurar la materialización de “La Utopía jurídica“ ya va por ahí: … Va por ahí `La Gran Mortandad` que va y sigue en serio y constante aumento… Y eso sin contar las cifras de los lesionados permanentes, las cifras de los heridos, las cifras de los contusos (y ni hablar de las cifras de los robos de todos tipos)…

El cepepeísmo es una ideología de raíz abolicionista penal en la que se produce un sincretismo entre Abolicionismo Penal y un Ultragarantismo (este último es el producto de la instrumentalización y el direccionamiento del `Debido Proceso` por el Abolicionismo Penal en función de los fines de este:  para que las `reglas mínimas` del `Debido Proceso` dejasen de ser tales `reglas mínimas` y el juez o tribunal pudiese actuar Pro Reo se crearon “instituciones“, “mecanismos“, “aparatos“, “aditamentos“, “dispositivos“, “derechos nuevos“, “formalismos“, “tecnicismos“, “figuras“, “procedimientos“, “reglas“, etcétera, en el Código Procesal Penal (CPP) establecidas en función de favorecer y concretizar el Abolicionismo Penal y consiguientemente para favorecer a la delincuencia con la impunidad de esta y se reforzó el formalismo procesal penal inflándolo y convirtiendo dicho formalismo inflado en una especie de malla o bloqueo que fácticamente impide que el peso de la ley penal pueda recaer sobre el delincuente imputado). La ideología del cepepeísmo se expresa en los hechos esencialmente en una libertad cuasi-absolutizada de los delincuentes vía el cuasi-absolutizado “Estatuto de Libertad“ (Artículo 15 del Código Procesal Penal (CPP)) y en el fomento de la Impunidad de los delincuentes vía los `indultos camuflados` que se obtienen a través del conjunto de las referidas “instituciones“, “mecanismos“, “aparatos“, “aditamentos“, “dispositivos“, “derechos nuevos“, “formalismos“, “tecnicismos“, “figuras“, “procedimientos“, “reglas“, etcétera, establecidas en el Código Procesal Penal (CPP) copiado del Código Procesal Penal Tipo para Iberoamérica.

Al copiarse el modelo procesal penal cepepeísta del Código Procesal Penal Tipo para Iberoamérica y ponerlo en vigor se puede decir con propiedad que es una imposición desde el Estado que se traduce en un `Proteccionismo de la delincuencia` que es prácticamente la imposición desde el Estado del `Terrorismo de la delincuencia`. El Código Procesal Penal (CPP),  por más aderezos que se esforzaron en ponerle, es `Un salto hacia atrás`, todo `Un gigantesco salto hacia atrás`, tanto que en los hechos diarios de la vida consecuencias de la aplicación de dicho código vemos con claridad una mescolanza de diferentes etapas de la Humanidad de triste recordación: entre otras, en dicha mescolanza, se pueden apreciar claramente los perfiles de `La Barbarie`, de `El Salvaje Oeste`, de `El Chicago alcaponesco`, etcétera.

Una ideología, toda ideología (no importa que sea religiosa, que sea atea, que sea jurídica, etcétera), les hace creer a sus seguidores que son libres cuando en realidad son esclavos de ella.

Por Lic. Gregory Castellanos Ruano

Apple Store Google Play
Continuar