La salida de Carmelo Anthony, más estancada que nunca

Por NBA MANIACS miércoles 2 de enero, 2019

Cuánto puede cambiar la carrera de una estrella de la NBA en apenas dos años. Ese es el tiempo que ha transcurrido (menos incluso) desde que Carmelo Anthony promediara 22,4 puntos en su última cruzada para New York hasta haberse empadronado en el exilio más tenebroso de la liga.

A sus 34 años y tras las infructuosas experiencias en Oklahoma City y Houston, no parece que ninguna franquicia quiera apostar por Carmelo Anthony, como relata el periodista Marc Stein en su última columna para el New York Times.

“El problema es que estamos llegando a los dos meses desde que Anthony fuera exiliado por los Houston Rockets después de jugar 10 partidos con ellos. Y no hay apenas evidencia de interés alguno en el ex All-Star y máquina anotadora. Los fans de Melo tienen que estar preparados para digerir la creciente posibilidad de que no vuelva a jugar en la liga”, podía escribir Stein.

Y es que por mucho crédito y talento que Melo haya podido condensar durante toda su carrera, su prensa en la liga nunca fue tan poco agraciada.

Carmelo suscitó algo de curiosidad en entidades como Philadelphia, Miami, New Orleans o los Lakers (más LeBron que otra cosa), pero Stein revela que ninguno de los interesados movió demasiado por hacerse con el traspaso de Carmelo Anthony.

La situación para su salida está enredada, pues los Rockets poseen hasta el 7 de febrero (fecha límite para los traspasos) para orquestar un movimiento de evacuación. Su intención inicial cuando apartaron a Carmelo de la normalidad del equipo era trabajar en aras de que un traspaso pudiera arrastrar hasta Houston alguna pieza interesante, por reducida que fuera. Sin embargo, la realidad con la que los Rockets se han encontrado es que de momento nadie ha movido una falange por hacerse con Anthony.

¿Podrían despedirle?

El despido podría ser la solución más lógica si la prensa de Carmelo en la liga mantiene su flacidez actual pasado el deadline de traspasos; no obstante, desde Houston se contemplaba como última opción rescindir el contrato del veterano alero teniendo que pagarle lo que resta de su sueldo este curso (algo menos de 2 millones de dólares).

De ese modo, la salida del jugador de los Rockets permanece estancada. Más que nunca, ya que nadie quiere descolgar el teléfono para hacer la llamada definitiva. En ese hilo argumental, Stein sugiere que Carmelo Anthony podría haber disputado su último partido en la NBA.

Quizá LeBron James, amigo del alma de Anthony en el círculo conocido como Banana Boat (junto a Dwyane Wade y Chris Paul), pueda forzar un último rescate a la carrera de su antaño rival por el número uno del Draft y ambos acaben juntos en los Lakers; sin embargo, con lo que se conoce hasta la fecha, el interés que llega de Los Ángeles es más una intentona de LeBron por insuflar de buena prensa a Carmelo que un flechazo real de la franquicia.

Por el momento, habrá que esperar para ver si si el cuentakilómetros de uno de los mejores anotadores de siempre se queda en 16 temporadas y 1.064 encuentros disputados en temporada regular. En todo ese tiempo Carmelo ha dejado 25.551 puntos, lo que le convierte en el 19º anotador más prolífico de siempre. Es carne de Halll of Fame pero ahora mismo su reputación (sin entrar a valorar su grado de culpabilidad en el mal arranque de Houston) está muy dañada. Y por eso nadie ha negociado por él.

 

Anuncios
Apple Store Google Play
Continuar