La responsabilidad social empresarial, la ética y las redes sociales

Por Pablo Valdez viernes 7 de abril, 2017

La correcta aplicación de una gestión organizacional basadaen la Responsabilidad Social Empresarial (RSE), se está convirtiendo en unfactor básico de competitividad, con cierta ventaja, producto de ladiferenciación que ésta representa con relación a los competidorestradicionales

Al ser cada vez más visible la contribución empresarial en elámbito económico, social y medioambiental, los consumidores de productos yservicios, tienen muy presente al momento de decidir que adquirir para lasatisfacción de consumo, si la organización ofertante, contribuye con eldesarrollo social comunitario y respeta las normativas propias delcomportamiento ambiental.

Sin embargo, más allá de las leyes y reglamentaciones de todotipo, las compañías deberán buscan un desarrollo a través de la ética y lacomunicación, que les permita empoderar al entorno y a la industria, suspolíticas empresariales y consolidar el valor intangible que le otorga a sureputación corporativa la RSE.

En este camino del lanzamiento político y estratégico deética y responsabilidad social, las empresas deberán hacer un mapeo de los grupos de interés con los que sevinculan, desde los clientes, empleados y proveedores, hasta la comunidad y elestado, analizando el impacto que la organización genera por la calidad yutilidad de los productos que ofrece, por las remuneraciones que paga a susempleados, por el clima interno que se vive, por la capacitación que ofrece,por la contribución impositiva al fisco, por el respeto y promoción de lascomunidades con que se vincula etc.

Generalmente este vínculo es iniciado por la compañía, quiendetecta a cada uno de los grupos de interés, inicia el diálogo, evalúa la formaen que es percibido por los mismos y analiza las políticas que se debencorregir, para actuar cumpliendo con los estándares socialmente responsables decrear una impronta de compromiso laborar y gerencial.

Un factor gerencial preponderante, es el surgimiento yvertiginoso crecimiento de las redes sociales. Los grupos de interés no esperancomo antes pasivamente a que se les hable, sino que son más críticos y demandanparticipar en la creación de contenidos o productos, y tienen más canales decomunicación para interrelacionarse con sus pares, ejerciendo presión, lo quepuede ser positivo o negativo.

Los grupos empresariales y sociales están asumiendo un rolmucho más activo, denunciado aquellas prácticas que no le gusta y para elloprueban diferentes estrategias con un mismo objetivo: dar visibilidad a lastemáticas sociales en las que trabajan y ganar cada vez más adeptos.

La interactividad existente frente a las publicacionesrealizadas por las empresas puede derivar en crisis de reputación e imagen dela compañía, ya que comentarios negativos pueden ser vistos por miles depersonas en poco tiempo y afectar la imagen rápidamente. Y en este proceso dedecisiones, debe tenerse en cuenta que pesa la voz de la gente, no de la marca.

Esta nueva postura de los grupos de interés, muchas vecesdescoloca a la compañía, ya que le fija la agenda de temas a tratar,obligándola a una gestión mucho más proactiva.

El sitio web corporativo y el reporte de sustentabilidad (oReporte Social), dejó de ser el canal principal de contacto con las personasinteresadas en el trabajo socialmente responsable de la organización. La ida yvuelta que permiten las redes sociales ha relegado a un plano secundario lainformación formal, oficial y estática que se puede encontrar en los canalesantes citados. En consecuencia, las redes sociales son medios imprescindibles parala comunicación e interacción con todos los grupos de interés con los que laempresa se vincula, ya que son las más adaptadas para transmitir este tipo demensajes, principalmente por la democratización de las interacciones realizadasen estas comunidades virtuales.

Las redes sociales son herramientas de comunicación que secaracterizan por su inmediatez y su virilidad, particularidades que hay quetener en cuenta con rigor a la hora de plantearse una estrategia decomunicación social, haciendo pública la cultura responsable de la empresa,acercándose de forma sencilla a sus públicos objetivo.

Son una poderosa herramienta para construir relaciones y suutilidad radica en que cada empresa puede crear su página corporativa coninformación sobre actividades, eventos, noticias de su sector y su accionarsocialmente responsable, en un lugar que permite la interacción con el público,permitiendo entablar relaciones más allá de lo meramente comercial. Permiten laconversación con los públicos de interés, en un proceso comunicacional que dejade ser un monólogo y la empresa sabe que aquello que diga o proponga puede sercontestado, aprobado o descalificado de manera rápida y sencilla.

Al mismo tiempo, la empresa se asegura que el mensaje va atener mayor credibilidad que en cualquier otro medio, ya que se ubica en elmismo escalón que el usuario, e invita al mismo a participar y proponer,creando así un vínculo interesante.

Por último, las personas pueden convertirse en fans de lamarca y dar a conocer su interés a otras personas y amigos, con la función deCompartir, lo que hace presente el mensaje socialmente responsable de lacompañía en la propia página personal del usuario, virilizando así los mensajesde esa empresa.

Evidentemente, que mediante las redes sociales, se acelera elproceso de difusión del accionar socialmente responsable de la empresa, selogra mayor visibilidad, se posibilita el intercambio de ideas y experienciascon los grupos de interés y se gana en interacción, contribuyendo a la creaciónde cadenas de comercialización hacia el crecimiento organizacional a través deuna pro actividad integral entre los entes de comercialización, que beneficiael compromiso de la satisfacción de necesidades colectivas.

 

 

Comenta