La resiliencia de un partido

Por María Hernández

Alguien me comentó alrededor de un año atrás: “Es que quieren destruir el partido”. Un partido son sus gentes, sin las cuales no existiría por lo que para destruir una organización política primero tendrían que terminar con cada uno de sus integrantes.

De ser la primera fuerza política de la nación, por circunstancias de todos conocidas, al Partido de la Liberación Dominicana (PLD) han intentado quitarle sus brazos, piernas, su cabeza, y hasta se llegó a pensar que a estas alturas no se estaría hablando de la organización política, pero se han olvidado de que su esencia, mantiene unido a la organización, próximo a cumplir 48 años: El corazón del PLD, está vivo y activo en cada uno de los seguidores de la entidad en diferentes rincones de la República Dominicana y en el exterior , donde residen dominicanos y dominicanas

En los medios de comunicación no terminan los infundios y diatribas, los juicios y aparatajes mientras la entidad partidaria se mantiene reuniéndose con sus miembros e ingresando nuevos simpatizantes y miembros, utilizando lo más innovador de la tecnología a través de plataformas digitales.

Los actos de juramentaciones de nuevos miembros han pausado por la época navideña, pero se informa, esta semana, que continuarán en enero 2022, con igual fuerza.

Un golpe tras otro pensando que le van a derribar, cual boxeador al borde del knockout (nocaut), pero se levanta con la firmeza que le ha enseñado su líder el Profesor Juan Bosch a sus discípulos aventajados.

En 20 años que se mantuvo en el poder, el partido morado y de la estrella amarilla, nunca abusó de su posición ni con los grandes económicamente ni con los más desposeídos a los que les cambió el rostro. En la actualidad la población está al grito con la crisis de alimentos que se ha acentuado con la pandemia del Covid-19, manejada apropiadamente por el equipo de salud de la organización morada ,en su momento, al frente del Estado.

El tiempo que duró el PLD llevando las riendas del Gobierno, fue el mismo que se mantuvieron los empleados públicos trabajando sin ser molestados, independientemente de la afiliación política que pudieran tener, porque lo importante era la capacidad de los trabajadores a los que se les dio la oportunidad de poder desarrollarse en diferentes áreas. En la actualidad más de 63 mil empleados del Estado han sido separados de sus cargos por el solo hecho de no pertenecer al partido de turno en el Palacio Nacional.

El pueblo añora que vuelva el PLD y así lo expresa, de diferentes formas, en cada acto multitudinario que ha realizado la organización en diferentes provincias del país y en el exterior.

“No nos van a desviar de nuestros objetivos”, es la frase que se ha cumplido en la entidad morada desde que se han comenzado a conocer los diferentes casos en los que se involucra a miembros del partido a los que han nombrado de manera pintoresca.

“No nos van a avergonzar”, palabra del líder del PLD, el presidente del partido y expresidente de la República, Danilo Medina, que puso a vibrar a los jóvenes de Santiago de los Caballeros en una de las más recientes juramentaciones de nuevos miembros.

Sin retaliaciones, así gobernó el Partido de la Liberación Dominicana por 20 años durante los cuales la República Dominicana se transformó, de manera asombrosa, dejando impresionados a distintos organismos internacionales que miden el desarrollo de las naciones como la nuestra.

“La Mancha Indeleble”, del insigne escritor y líder advitam , fundador del PLD, Profesor Juan Bosch, me viene a la memoria ahora, porque no podrán borrar lo que ha hecho el partido que él creó. El pueblo es inteligente y cuando tiene la oportunidad de utilizar algún medio de transporte masivo recuerda que eso fue obra del partido morado. En el país se construyeron obras en el gobierno de la organización morada que todavía a un año y algunos meses de la nueva gestión se han estado inaugurando.

 

Por: María Hernández

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar