La renuncia de Yolanda es la mejor salida para ProCompetencia

Por Johnny Arendel martes 7 de marzo, 2017

El escabroso caso de la licitación que benefició al compañero sentimental de la presidente de ProCompetencia, Yolanda Martínez, debe tener como salida más lógica e idónea la renuncia inmediata, incondicional e irrevocable de esa incumbente.

Tal como explica el jurisconsulto, John Garrido, la Ley 340/06 Sobre Contrataciones Públicas de Bienes y Servicios del Estado, establece que: “No puede ofrecer servicios ni ser oferente al Estado cualquier persona física o jurídica que tenga alguna relación amorosa o de convivencia con el/la titular de la institución”.

De modo que lo menos traumático para todos es que Martínez desembarace a la gestión y por el bien de la credibilidad e institucionalidad de ProCompetencia dimita a su cargo.

Empero, la realidad es que en este país casi nadie tiene la dignidad de renunciar a una posición en el Estado, aun en caso de no tener respuesta para un cuestionamiento.

Ojalá que ella sea capaz de contribuir a sentar los precedentes.

La desafortunada comparecencia de Yolanda al programa Sol de la Mañana, donde no son hostiles en lo absoluto hacia ella, al contrario, allí es “home club”, despejó toda duda en cuanto a que su salida del cargo es necesaria.

La profesionalidad de contertulios, como María Elena Nuñez y Anibelca Rosario, sacó a relucir la debilidad de los argumentos justificatorios de la todavía funcionaria.

Pretendió en vano reducir la intensidad y formalidad de su relación con el publicista Mike Alfonseca, a pesar de que la Ley al respecto especifica que no debe existir ningún vínculo sentimental para estos negocios.

Colapsó también su intento de explicar el caso de su cercana colaboradora en ProCompetencia, quien también es hermana, “casualmente”, de su relacionado.

Resulta que fue extraña la salida de esa persona de la nómina durante noviembre en el proceso de licitación y luego su reinclusión en enero, una vez concluido.

Pero su alegato de que la enfermedad derivada del virus Zika, Síndrome Guillain Barré, le apartó de todos los manejos de la institución, precisamente en ese momento, debe ser catalogado entre las autodefensas más infelices de la historia de la administración pública.

Paradójico es que ProCompetencia está llamado a ser la entidad que precisamente garantice que se cumplan las reglas de juego en el ámbito de los negocios.

Los milleniums y el liderazgo responsable

Está claro que ningún comunicador ni persona en general está en la obligación de sumarse a los ataques y acusaciones que surjan contra algún relacionado.

Sin embargo, no sería el caso de José Laluz, quien hace un par de semana pidió al presidente de la República a que le nombrara como director de Etica Gubernamental, para lo que estaba dispuesto a entregar a otro la diputación que ostenta y ganó en buena lid.

Si Laluz lanzó este desafío, es porque a la hora de ejercer como sensor de las malas prácticas de los funcionarios, se considera por encima de las relaciones primarias, de los juegos de intereses y estaría compelido a tolerancia cero hacías las indelicadezas que se detecten en el Estado.

La plataforma con se promovió José Laluz, “Liderazgo Responsable”, él la define como una forma nueva de ejercer la política partidista en el país, de cara a los tiempos que corren.

Sin embargo, escuché la conferencia con que este joven talento recorrió el país, y diría que más que una forma nueva de plantear los liderazgos, de lo que se trata es de un esquema sobre nuevos paradigmas, basados en el uso de las tecnologías de punta y redes sociales.

Lo que se espera de Laluz y los políticos “milleniums” es que contribuyan a poner fin a los principales factores que determinan la impunidad en el país, que son: la posibilidad que tienen muchos funcionarios de gobernar en favor de sí mismos y la ausencia de un verdadero régimen de consecuencias para castigar a los corruptos.

Por esas mismas razones, tengo curiosidad por saber que posiciones asumirán otros políticos jóvenes de la nación, como Julio César Valentín, Faride Raful, el senador Paliza, etcétera.

 

Comenta