La renuncia de Danilo no va

Por Jose Guerrero martes 18 de julio, 2017

Siempre he dicho que si las dictaduras son malas también las democracias excesivas, y traigo esto a colación para referirme a las acusaciones formuladas por los organizadores de “La Marcha Verde”, contra madamas y nada menos que el primer mandatario de la nación, licenciado Danilo Medina, a quien junto a otros expresidentes vienen vinculando con los  actos de sobornos de la empresa brasileña Odebrecht.

A pesar de que muchas veces “el silencio es más elocuente que las palabras”, pienso que por su seriedad y respeto demostrado en el ejercicio de sus funciones, el licenciado Danilo Medina, debe de darle una respuesta contundente a las acusaciones formuladas en contra su persona en la última actividad desarrollada masivamente por los organizadores de “La Marcha Verde”.

A Danilo Medina hay que reconocerle muchos méritos en el ejercicio de sus funciones públicas como mandatario, y el principal ha sido el manejo con transparencia de los fondos públicos y gobernar para mejorar las condiciones de vida de los sectores más vulnerables de la población.

No creo, sinceramente, que un presidente serio, honesto y capaz como el nuestro, permita que por un escándalo público internacional manejado con suficiente mala fe por un sector minoritario de la oposición,  se ponga en tela de juicio su exitosa carrera política y un ejercicio limpio y transparente de las cosas públicas.

Acusar al presidente de contubernio en  supuestos hechos en el cual todas las circunstancias evidencian que él no está involucrado, es un abuso, es una provocación inaudita e insólita a su autoridad, que hay que parar y que debe ser respondida por nuestro Presidente.

La oposición intenta empañar la imagen de los gobiernos del PLD como forma de parar nuestro crecimiento en la educación, la agricultura, la vivienda, la salud, las obras publicas y en nuestra economía, lograda por los últimos dos gobiernos del PLD encabezados por Danilo Medina.

Sino usted se preguntara, como se explica entonces que Danilo Medina alcanzara el 62 por ciento de las votaciones en las últimas elecciones presidenciales; que haya logrado ser el presidente más popular y mejor valorado de América, por su alta sensibilidad humana y sus visitas sorpresas, por distribuir los fondos equitativamente y hacer un ejercicio presidencial tomando en cuenta todos los sectores, asumiendo su compromiso con la deuda pública y manteniendo en alza el Impuesto Interno Bruto.

Pronto, ese grupo que organiza esa actividad se dará cuenta de que no lograra la renuncia de un gobernante que cuenta con el apoyo de las mayorías; que como dice la biblia “por sus frutos los conoceréis”, y que los agitadores de ese grupo minoritario, por más voluminoso que parezca, en su mayoría, fueron políticos fracasados que por falta de prebendas retiraron su alianza con el PLD.

 

Comenta