La rendición de cuentas del primer año

Por Daygorod Fabián Sánchez

Todos los años el Presidente de turno debe rendirle cuentas al país y explicar qué se hizo con el dinero proveniente del erario y qué planes futuros hay para la nación.

Ya se ha acostumbrado al pueblo a escuchar discursos cargados de mentiras, cinismo y falsedades, donde es pintado un país similar a un paraíso terrenal, pero que prontamente choca con la realidad.

La actual gestión ha cifrado todo su potencial en la persecución judicial, algo que en términos reales no genera votos ni tampoco soluciona ni uno solo de los males nacionales inmediatos.

Si dudan de lo dicho en el párrafo anterior, solo hay que pensar detenidamente qué se ha construido en alguna comunidad en este año de gobierno, al tener el mayor presupuesto de la historia (1 billón de pesos), 14 mil millones de dólares en préstamos y las mayores recaudaciones de la historia.

Según me parece las urgencias del gobierno se están tragando las importancias, dejando una impronta nula para rendir cuentas.

Los niveles de paralelismo ya se están colocando de manifiesto. La gente se pregunta a sí misma y a los demás cuando estábamos mejor ¿antes o ahora?

Esa verdad es difícil de disfrazar solo con persecución judicial, pues al final del día cada quien piensa en su propio interés, no de forma egoísta, pero sí de forma realista.

Por ejemplo el costo de la vida para obtener alimentos. El motoconcho, el jornalero o desempleado piensa qué ha ganado con persecución judicial si no tiene con qué sobrevivir.

Esto carece de sentido si no se recupera lo robado y para eso se necesita la Ley de Extinción de Dominio.

Al final la pregunta es simple ¿Sobre qué va a hablar el Presidente?

Por Daygorod Fabián Sánchez

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar