La reelección de Danilo fue y es apoyada

Por José Núñez martes 21 de mayo, 2019

Sin temor a equivocarme, si la reelección que logró Danilo Medina y el PLD en el año 2016 no ha sido la más apoyada en la historia política electoral del país, no pasa del segundo lugar.

No podemos ignorar, que el presidente Medina llegó en algunos momentos a mediados de su primera gestión de gobierno (2012-2016), a tener una valoración que alcanzaba el 90% y se mantenía en números records, en la estratósfera de la popularidad, era algo verdaderamente fenomenal.

Por eso es que no es fortuito que hoy, por la buena aprobación que goza su gobierno y por sus acciones que se confunden muchas veces como personales, pero al fin y al cabo, él es el gobernante de turno, su figura se mantiene muy bien posicionada, por encima del 65o%.

Y su gobierno que fue apoyado rotundamente en el periodo 2012-2016, sigue bien valorado en su segundo mandato consecutivo (2016-2020), está siendo bien apoyado, con números significativos también, se puede afirmar que es un apoyo sólido, no ya en los niveles de  aprobaciones del 80 y 90 por ciento de su primer período, pero está muy por encima del 50%, ronda un poquito más de los 60 puntos porcentuales.

Aunque ojo, se han perdido entre 25 y 30 puntos porcentuales de aprobación con relación a la mitad de los años de su primer gobierno, pero gracias a una valoración positiva tan elevada, estaba tan alta, que a pesar del bajón, el cual está para observarse, tenía un excelente colchón, que ha permitido que aún se mantenga su administración bien ponderada, viento en popa.

La valoración positiva del gobierno de Danilo Medina y de su propia persona, ya no con números records, pero si son bien apreciables, especialmente cuando se está llegando a los siete (7) años de gestión ininterrumpida en una nación de ingresos medios, que en definitiva quiere decir, subdesarrollada.

Lo que se debe tener bien claro, y no es en ningún modo contradictorio, es que la población no apoya al presidente Medina para una segunda reelección, que sería su tercer período consecutivo, dos de ellos con el método, si se llega a concretizar, de modificar la Constitución en los meses finales de los períodos de sus mandatos.

Eso de modificar la Constitución para provecho exclusivo, en el leguaje de muchos constitucionalistas es una violación, y en esos mismos casos, el consenso es, que ocasiona  un debilitamiento institucional, que más temprano que tarde tiene consecuencias negativas de alcances desconocidos.

Es un tema que se ha tratado mucho, y se tienen las pruebas históricas frescas de que en los terceros mandatos consecutivos, es como un axioma, los resultados nefastos son muy generalizados, y las consecuencias de las falencias que se provocan la paga siempre la población acompañada de la judicialización de funcionarios, encabezada por el mandatario.

Incluso, al mismo que quieren empujar para ese potencial abismo de una segunda reelección  modificando nuestra Carta Magna, al señor presidente Danilo Medina, él ha hecho exposiciones muy interesantes sobre lo que significa una reelección.

Entonces, me imagino que si Danilo expone sobre un tercer mandato consecutivo con dos reelecciones incluidas, y de esa forma, forzando otra modificación constitucional, ya supongo sus reacciones, digo, según el presidente ha hablado varias veces sobre este asunto.

Las argumentaciones del primer mandatario sobre este tema deben ser con planteamientos opositores muy duros, digo yo, si no lo ve a según, aunque su estilo original no es el de él ser cambiante. Pero vamos a ver, ya el escenario está casi preparado, las fechas fatales apremian.

Los datos que sustentamos de la primera y en la segunda gestión gubernamental del licenciado Medina, los basamos en los ofrecidos por las encuestas de prestigios, las cuales mantienen números iguales en relación a las buenas ponderaciones en estos momentos del actual gobierno (entre 60-65%), y al mismo tiempo, se mantiene y en crecimiento, con una tasa de rechazo firme y rotunda a que se modifique la Constitución para otra reelección.

Los números que se están presentando siempre en esas encuestas, se ven entre un 68 y 73%, los que pueden subir o bajar un poco según los márgenes de errores que se estimen. Pero son cifras de todas formas, muy elevadas.

Por lo tanto, estamos frente a una gestión de gobierno que está siendo bien ponderada, con más del 60%, pero nunca apoyada para seguir en el poder cuando la única vía es volver a modificar la Constitución, lo cual se manifiesta en un rechazo por parte de la población (70%) que es de conciencia.

En conclusión, el mensaje está dado, es decir, el presidente Danilo Medina tiene en sus manos que el PLD siga gobernando, o también, que salgan por la puerta trasera, él encabezando las pocas tropas que le seguirían en ese caso.

 

Autor: José Núñez

Anuncios

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar