“La rebelión de los sargentos en el PLD” 

Por Manuel Cruz lunes 13 de julio, 2020

El concepto de revuelta de sargentos se ha institucionalizado como referente de desafío a un poder imperante. Por ejemplo, los casos más emblemáticos son, el motín de los sargentos de la guarnición contra María Cristina de Borbón en España en 1836. La revolución de los sargentos en Cuba en 1933 contra el gobierno de Carlos Manuel de Céspedes. Y, el golpe de los sargentos de 1980 en Surinam liderado por Desi Bouterse contra el gobierno de Henck Arron. Por tal razón, como respuesta a lo que sucedió en estas elecciones y la catalepsia histórica a la que sometieron a las bases del PLD llegó el momento de otra revuelta, pero ahora contra esa gerontocracia.

Un PLD sin dinosaurios

No creo que exista un sentimiento más displicente para aquellos que se creen Osiris egipcios, que tener que reconocer que alguien que ellos consideraban inferior tenía la razón aun cuando ellos se sienten infalibles. Por eso, la mayoría de esos dinosaurios del Comité Político y otros del Comité Central que han encarnado en los últimos 20 años la “Ley de Hierro de la Oligarquía” del sociólogo alemán Robert Michels; tendrán que bajar de ese pináculo quieran o no. Sus apetencias desmedidas de poder, nóminas y contratas ya no embonan en la sociedad de hoy ya que ustedes ni siquiera hablan el mismo idioma que las bases del PLD.

Asimismo, se encumbraron tanto que dividieron al PLD en castas indias en la que ellos eran obviamente los brahmanes. Se llenaron de tanta arrogancia que fabricaron el coronavirus en el PLD antes que apareciera en China; ellos son los creadores del distanciamiento social. Por ello, si todavía les queda algo de amor por ese partido tendrán que promover y ejecutar una profunda y horizontal renovación sin ellos como actores principales, sin sus hijos como relevos, sin sus queridas como ornamento y sin sus millones para imponer a sus correligionarios. Se desconectaron tanto que, para los jóvenes del PLD los miembros del CP son lo mismo que tener Hi5 instalado en sus celulares.

¿Por qué deben renunciar? 

Ese cenáculo que todavía hoy impera en el seno del PLD protegidos, patrocinados y enriquecidos 1ro por Leonel y después por Danilo son los únicos responsables de este holocausto electoral y de la fracturación partidaria; unos por acción, otros por omisión y varios por agitación. Se convirtieron en simples palatinos y cortesanos, dispuestos a legitimar cualquier estiércol partidario o gubernamental con el único objetivo de alegrar las apetencias de Leonel y después las de Danilo. Además, sus afanes por la buena vida los hizo olvidar sus roles de árbitros, se aferraron a las jeepetas, a las villas, las cuentas en dólares, al chambertin, el caviar y las nalgas operadas.

De igual forma, propiciaron que las estructuras del partido se convirtieran en monumentos históricos, hicieron de las cuotas sus herencias familiares, convirtieron al Comité Central en su sello gomígrafo, llevaron los decretos a sus casas como el pan nuestro de cada día, son los arquitectos de todo ese odio que un segmento de la población hoy le tiene al PLD y, redujeron al profesor Juan Bosch a ser el exordio de sus discursos sin salivas. En efecto, deben presentar sus renuncias cuanto antes y dejar que sean las bases del partido a través de la lógica del voto universal quienes definan el tipo de líderes por los que quieren ser dirigidos.

¿Por qué la rebelión

He observado como algunos de los dinosaurios del Comité Político ya han salido a externar propuestas de renovación interna, sin embargo, están tratando de hacer el mismo ejercicio minimalista que fue utilizado históricamente con las victorias obviando por completo todo lo que rodea el contexto. En política no hay forma de generar cambios estructurales sin la aparición de una crisis, y las reformas tampoco las pueden liderar los mismos que causaron la crisis. En ese sentido, hay que advertirles que si insisten en sus recalcitrantes ideas de un PLD gerontocrático y carente de objetividad social; encontrarán muchos Mohamed Bouazizi dentro de las bases.

Desde esa perspectiva, hoy no hay espacio para esos gatopardismos a los que llamaron congresos y que no hicieron otra cosa que legitimarles todo el poder que ya tenían. Más que una renovación el PLD necesita una refundación para volver a convertirlo en un partido de humanos y no de extraterrestres provenientes de Júpiter. No se trata de volver al boschismo, pues los procesos políticos son temporo espacial y tienen su propia lógica y demandas. Entiendan de una vez y por todas que, aunque se resistan tendrán que irse en la sociedad de hoy tenerlos a ustedes en el PLD es lo mismo que tener instalado Netflix y no tener internet.

 

Autor: Lic. Manuel Cruz (M.Sc.)

Geopolitólogo, Abogado

Catedrático & Comunicador

 

 

 

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar