La política y la cultura se fusionan para contar los orígenes de Costa Rica

Por El Nuevo Diario sábado 25 de febrero, 2017

EL NUEVO DIARIO, COSTA RICA.- Los orígenes culturales, sociales y comerciales que marcaron la evolución de Costa Rica se fusionan para contar la historia del país en una nueva exhibición del Museo Nacional que busca mirar los logros y también los desafíos.

Los pasillos renovados del antiguo "Cuartel Bellavista" permiten adentrarse en el siglo XVI para caminar entre la época colonial y avanzar hasta encontrar un país independiente, productor de café y respetuoso del medio ambiente.

Esta nueva muestra del Museo Nacional llamada "Historia de Costa Rica, siglos XVI-XXI", que será permanente, trata de forma profunda las características sociales y culturales, marcadas por los grandes momentos de la evolución del Estado costarricense.

Un total de 650 objetos adornan espacios en los que destaca el individuo -con esculturas de indígenas que actualmente mantienen la tradición del baile de la yegüita o enfermeras que marcaron la historia de la seguridad social-, y la tecnología -con episodios como la primera imprenta o la llegada de la televisión a los hogares.

"Es un espacio para encontrarse con uno mismo, recorrer nuestra historia y sentirnos orgullosos de esa historia. Es una ventana para el turista internacional que viene buscando conocer a los ticos, su idiosincrasia y cultura. Es descubrirnos nosotros mismos y que nos descubran", afirmó en una entrevista con Efe el arquitecto y museógrafo del Museo Nacional, Ronald Quesada.

La exposición, dividida en cinco ejes temáticos, busca poner el pasado y el presente frente al espejo, para valorar los logros y mirar los desafíos sociales, ambientales y políticos por resolver.

En el primer eje, "De la Colonia a la República (1821-1870)", se expone el proceso social y político marcado por líderes como Braulio Carrillo, primer jefe de Estado electo democráticamente (1835) y llamado "arquitecto" del Estado costarricense, y Pancha Carrasco, heroína por su participación durante la Campaña Nacional de 1856-1857 en la que se expulsó al filibustero estadounidense William Walker.

También se encuentra "El país del café", que destaca la producción cafetalera que transformó la sociedad costarricense y el paisaje agrario con parcelas de cultivos, así como la creación de vínculos comerciales entre Costa Rica y el mercado internacional.

En la sala destaca la época del "Liberalismo y modernidad (1870-1929)", marcada por las aspiraciones de progreso, con la construcción del ferrocarril al Atlántico, la apertura de la exportación del banano, la extensión del sistema educativo y la llegada de las migraciones.

El recorrido continúa por el eje temático "Conflicto y reforma (1929-1949)" caracterizada por la guerra civil de 1948, la creación de las garantías sociales, la promulgación de la Constitución Política y la abolición del ejército en 1948.

El cierre de la muestra es "Auge y crisis del Estado (1949-actualidad)", que trata de la intervención estatal en el marco económico, la llegada de la televisión (1960), la protección al medio ambiente, la diversidad sexual y los logros deportivos, como la primera medalla olímpica ganada por la nadadora Silvia Poll en 1988 y la clasificación de la selección de fútbol de Costa Rica a su primer mundial, Italia 90.

"Abrimos el abanico temático para explicar un país que tiene ciertas particularidades que son importantes para tener una síntesis de la historia de Costa Rica. Es dar una visión que llega hasta la actualidad y nos permite crear preguntas", manifestó en entrevista con Efe la historiadora y curadora del museo, Gabriela Villalobos.

Cada tema cuenta con esculturas tamaño real en 3D de personajes de la historia costarricense, así como monedas, boletos de café, el piano con el cual se entonó por primera vez el himno nacional, en 1903, el recipiente usado en el siglo XIX para vender café al por menor en Inglaterra, entre muchos otros.

"Cada uno de los personajes fue escaneado de una persona real, no de modelos, sino de personas vinculadas al evento que están representando, ya sea un zapatero o indígenas que hasta la fecha realizan el baile de la yegüita", explicó la ingeniera a cargo de la impresión, Tamara Hilje.

El Museo Nacional tenía dos décadas de no diseñar ni abrir una sala de colección permanente, por lo cual este nuevo espacio busca cubrir la expectativa de las nuevas generaciones y también de los avances tecnológicos.

La exhibición contó con una inversión de 400 millones de colones (unos 720.000 dólares) que incluyó el trabajo durante cinco años de historiadores, arquitectos, restauradores y educadores.

Apple Store Google Play
Continuar