La planificación, una herramienta eficaz para el crecimiento rentable del negocio

Por Nelson De Los Santos

La planificación es una competencia o habilidad  que las personas y las organizaciones pueden estudiar y aprender, pero no será del todo eficaz hasta tanto no se convierta  en un hábito, es decir, en una herramienta de trabajo cotidiano. Puesto que la planificación como hábito se convierte en un motor del cambio organizacional y  de la mejora continúa.

La planificación estratégica es un proceso  reflexivo, complejo y dinámico  que se lleva a cabo  en el colectivo de una organización, que identifica y define  objetivos, metas y estrategias de desarrollo o crecimiento que le permitan  cumplir una misión organizacional trazada con respecto a un entorno externo (clientes, beneficiarios, ciudadanos, usuarios, instituciones, competidores, suplidores, etc.), para un período de tiempo determinado.

Consiste en  pensar y repensar nuestra relación con ese medio exterior y contrastarla con nuestras capacidades internas, de modo que se puedan identificar las fortalezas o recursos con que se cuenta o se puede contar  a corto, mediano y largo plazo, a los fines de que la organización con sus acciones, vaya  aprovechando oportunidades  y salvando amenazas u obstáculos  hasta   alcanzar las  metas organizacionales de mercado.

Muchos líderes empresariales y profesionales independientes, se niegan a planificar o restan importancia a  la planificación, especialmente cuando se trata de planes de mediano plazo, hasta llegar a  considerarlo como una pérdida de tiempo,  “Porque nadie sabe lo que va a pasar”. Y no dejan de tener parcialmente la razón, pues en muchas organizaciones los planes no pasan de ser simples documentos decorativos de libreros.

Pero cuando un plan se convierte en un hábito organizacional, en una herramienta eficaz de gestión,  la historia es muy diferente. Y en este caso son muchos las ventajas  que se obtienen de un proceso de planificación estratégica bien llevado, pero para  no alargar mucho este comentario les puedo citar solo algunos de estos  beneficios.

El Plan Estratégico es la única herramienta de gestión que permite convertir nuestros anhelos y aspiraciones en  metas específicas, medibles,    realísticas y alcanzables para en un horizonte de tiempo definido.

Mejora el conocimiento de su medio ambiente, fortaleciendo   la eficacia y eficiencia de la empresa, al alinear los  procesos, la tecnología y  las personas con los objetivos organizacionales de satisfacer los clientes  y obtener resultados rentables en la gestión del mercado.

En otras palabras, la planificación estratégica proporciona a la organización el camino más eficiente para obtener el crecimiento deseado, con la más alta rentabilidad posible.

Como resultado de un proceso de planificación estratégica, no solo que todo el mundo queda  comprometido con un propósito común, sino que además todo queda calendarizado, presupuestado  y medido, por lo que  lejos de hacer perder el tiempo, ahorra tiempo, esfuerzo y recursos a la organización, mitigando  las tomas de decisiones improvisadas y emotivas que producen pérdidas y retrasos muy costosos, los cuales a su vez  van mermando progresivamente el rendimiento económico empresarial.

Por Nelson De Los Santos P.

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar