La percepción tomó otro rumbo….

Por Francisco S. Cruz

Dos eventos, indistintos y lamentables, cambiaron de cuajo el rumbo de la percepción pública sobre la cual venía, como agua mansa, galopando la actual administración: a) el crimen injustificable de la arquitecta Leslie Rosado (que pone de manifiesto de nuevo, y desde hace tiempo, un instinto que no aguanta más excusas o remiendos) y b) Los Papeles de Pandora o destape de paraísos fiscales que salpica a presidentes, incluido el nuestro -según la investigación periodística que ha recorrido el mundo-, artistas, políticos, deportistas, capo-delincuentes y empresarios…..(como en el Arca-fauna de Noé, pero saldando los fines o mandatos divinos, no faltó especie alguna).

Ambos hechos, nos dicen que esta postmodernidad va patas arriba; si hay dudas, miremos en las redes -videos- al presidente Sebastián Piñera lacerarse en público mientras Guillermo Lasso -cual Quico desinflado- no encuentra dónde poner la cara cuando el chileno atiza el látigo sin inmutarse. Y por acá, un lamentable y confuso accidente -por las versiones primeras- que no tenía que llegar, bajo ningún cuento-pretexto, al crimen que cobró una vida y encima el mismo embuste, del instinto-policía que narra, que las evidencias derrumba y el apuro oficial, diligente, resuelve-condena y, al mismo tiempo, llama-proclama transparencia-premio lo que la prensa -investigación periodística mundial-, el pasado fin de semana, puso en boca del mundo entero como paraíso de lo escondido.

La percepción pública, hasta hace poco favorable, se derrumbó y creo se llevó, probablemente, reforma fiscal -porque, ¿cómo vender o comprar eso?-, reforma constitucional -¿quién querrá escuchar más?- y, talvez, aquella recurrencia histórica-política-electoral (relección-repostulación). Y lo curioso que, como la ola que trajo al actual gobierno, ahora los vientos se tornan impredecibles, pues el golpe doble -imprevisto- será, a nuestro modo de ver, irrecuperable… (Dios nos ayude a transitar el tramo que resta…).

Sin embargo, ambos hechos, lamentables, nos dicen que estamos de cuenta regresiva, que algo huele mal y rosario en boca; mientras el país llora y se indigna, al mismo tiempo: ante el crimen y la ética pública mundial que rueda por la cuneta…. (y eso, tan bonito que iba, por acá, la “justicia independiente” para que ahora la gente no sepa ya, y como hacia rato, como resguardarse, o peor, a quien creerle).

Por ello, hay veces que, mago o hechicero, como Vengoechea, resultan indispensable para lo más expedito o recurrente. ¡Vamos, pues…!

Este mundo, sin apelación alguna, es un simulacro…, o como escribió alguien: un espectáculo. A propósito, ¿quién dijo Shakira?

Por Francisco S. Cruz

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar