La parafrasis de Reinaldo traducida para los que no entienden

Por Humberto Salazar jueves 1 de junio, 2017
En una visita que realizó en su condición de amigo, compañero y Secretario General del Partido de la Liberación Dominicana, a los miembros de esa agrupación política que se encuentran privados de su libertad en el Palacio de Justicia de Ciudad Nueva, Reinaldo Pared Pérez usó una paráfrasis para explicar su actuación, como Presidente del Senado, en el momento en que se aprobaron los prestamos de la Constructora Odebrecht.

Decía Reinaldo, ante el reclamo del Partido Revolucionario Moderno de que su nombre debía figurar entre los sometidos a la justicia por el caso de los sobornos, que nunca se ha negado a ser interrogado, es mas que ya lo fue y uso la paráfrasis siguiente:

¨lo que pasa es que crucé por el lodazal y no me enlodé¨

La paráfrasis es una forma de decir las cosas en un discurso hablado o un texto escrito, que pretende explicar y ampliar una información, de modo que sean mas fáciles de entender por parte del receptor, esto se logra usando figuras, como en la expresión que mencionamos, donde ¨lodazal¨ y ¨enlodarse¨ nos elevan a un plano imaginativo de los hechos ocurridos.

Algo parecido usó el fenecido Presidente Joaquín Balaguer en su carta de despedida antes de salir al exilio en el mes de marzo de 1962, cuando le escribió al presidente del Consejo de Estado defendiéndose de las acusaciones de que era objeto por su pertenencia como funcionario público a loa dictadura de Trujillo.

Escribió Balaguer en aquellos días oscuros desde su asilo en la Nunciatura Apostólica: ¨porque durante 30 años pasé por encima de un charco de sangre sin que mis manos se salpicaran¨.

Son muchos los que han opinado sobre las palabras del Secretario General del PLD, tratando de usar la expresión que usó en un sentido literal, como si el también se uniera a las voces que acusan a sus compañeros, con el objetivo de provocar resquemor o malestar dentro del partido de gobierno.

Se olvidan, que fue Reinaldo, cuando todavía la llamada lista de Odebrecht era un material apócrifo, al que cada quien le agregaba o quitaba nombres dependiendo de sus simpatías, antipatías o deseo de necear, quien primero defendió a sus colegas del senado Julio César Valentín y Tommy Galán.

Según relatan los medios de prensa, en la sesión del miércoles 23 del pasado mes de mayo, el Presidente del Senado interrumpió inesperadamente la sesión de la cámara alta, para primero rechazar de plano que se involucre a sus colegas en el caso de Odebrecht, esto cuando todavía era un rumor que se accionaría en su contra, y dio fe de la seriedad de los senadores Valentín y Galán, es decir fue solidario con sus compañeros antes de que se les acusara.

Ahora, lo que muchos pierden de vista en su interés de acusar, señalar y calumniar, es que la lista de acusados que está sometida a la justicia dominicana tiene un origen que no se encuentra dentro del territorio nacional, es decir, todos y cada uno de esos nombres, suponemos que con los elementos que los incriminan según la parte acusadora, viene de Brasil y está soportada por una confesión de la empresa depositada en el Ministerio de Justicia de los Estados Unidos.

Es decir, esos nombres no los puede alterar ni el Jefe del Poder Ejecutivo, Danilo Medina; ni el Jefe del Poder Judicial, Mariano Germán; ni el Jefe del Ministerio Público, Jean Alain Rodríguez y mucho menos el Presidente del Senado, Reinaldo Pared Pérez.

Los mencionados son los ¨que están y son¨ en las confesiones que realizaron los ejecutivos de Odebretch en Brasil, y serán dadas a conocer íntegramente por parte del ministerio público de ese país, tal como lo ha prometido en múltiples ocasiones el Procurador General de ese país Rodrigo Janot, de ahí a que sean culpables o no de los hechos que se les imputan, es el trecho que habrá que transitar por los tribunales.

De lo que si está seguro el Presidente del Senado y Secretario General del PLD, es que a su paso como cabeza de la Cámara Alta, a pesar de que en gran parte de América Latina se repartían sobornos a diestra y siniestra, como lo confesó la empresa Odebrecht, el nunca recibió dinero de esa compañía, y por eso se presentó voluntariamente ante la PGR para ser interrogado aun sin ser llamado a declarar.

Y tiene toda la razón, el ¨lodazal¨ de que habla en la paráfrasis a que hicimos referencia, representa la enorme cantidad de recursos que fueron repartidos para concesión de obras y aprobación de los prestamos en las cámaras legislativas por parte de los brasileños y sus socios locales.

El no ¨enlodarse¨, aunque quizás hubo tentaciones, significa que aunque se los ofrecieran no aceptaría recibir esos recursos y por lo tanto está mas que seguro que su nombre no aparecerá vinculado a ese tema, no está acusando a nadie ni dejando de ser solidario con nadie, Reinaldo solo quiso dejar claro que no lo busquen en ese fango que no lo van a encontrar.

Comenta