La pandemia del Coronavirus ha atravesado el corazón de la economía de Estados Unidos

Por Víctor Manuel Peña

Es indudable que la pandemia del coronavirus ha golpeado severamente el corazón de la economía durante prácticamente dos largos años: las tiendas cerradas y solo colmados y restaurantes abiertos.

En una situación así el desempleo ha campeado por sus fueros y la inflación ha llegado a niveles nunca antes visto, colocándose por encima de 7%.

La situación se explica sobre todo por el exceso de liquidez que ha habido en la economía, la cual por los programas de ayudas trillonarias que el gobierno federal ha puesto en marcha desde el gobierno de Trump.

Y el gobierno ya tiene definido un programa federal para reparar y construir nuevas obras de infraestructura en todo el país.

En el interín la Reserva Federal ha decidido aplicar una política monetaria restrictiva consistente en subir las tasas de interés de política monetaria y con ello las tasas de interés en todo el sistema financiero con lo que se busca reducir el crédito bancario y reducir las presiones a la inflación, pero naturalmente esa medida es contradictoria porque al mismo tiempo reduce el crédito bancario, es decir, el financiamiento a los sectores y con ello van a ser afectadas la producción y el crecimiento.

Además, no hay forma de evitar que la inflación ceda debido a las causas externas de la inflación provenientes de la guerra rusa en Ucrania y de la crisis en los canales de transporte y comercialización, es decir, en las cadenas de suministros, lo aumenta los seguros y los fletes.

En República Dominicana se está haciendo algo similar por el lado de la política monetaria restrictiva que se está aplicando mientras se mantiene la causa externa de la inflación interna, situación que se agrava al aplicar un arancel cero a las importaciones de productos finales o terminados con lo que se le hace un grave daño a la producción interna y no hay manera de desacelerar la inflación que se manifiesta en todas las instancias y sectores.

Pero también el encarecimiento del crédito bancario está afectando la recuperación, la expansión y el crecimiento de la economía dominicana.

En una visión objetiva y crítica de la economía hay que reorientar, cambiar instrumentos y variables e instrumentos de política económica, política comercial, política arancelaria, etc., a los fines de reorientar la situación de la economía y hacer menos atropellante e insoportable la situación económica y social del dominicano, habida cuenta de las causas internas y externas que tiene la inflación.

Reconocemos que Estados Unidos tiene mucho más recursos para maniobrar que la República Dominicana, pero aun así tenemos que actuar y accionar en el marco de nuestras coordenadas y nuestras posibilidades maximizando el accionar y el buen uso de los recursos disponibles y trabajar para que la tasa de inflación se mantenga dentro de niveles aceptables.

Todo parece indicar que necesitamos una política global y una política económica más proactivas y más incisivas en la solución de los problemas nacionales con la participación de los diferentes sectores organizados del país.

Eso significa que tiene que haber menos politiquería y más dedicación, entrega y consagración.

La Patria exige y necesita un cambio en cuanto a la visión, al accionar y al comportamiento.

Por la patria, el país y el pueblo debemos darlo todo.

En tiempos de grandes crisis tenemos y debemos administrarnos mejor.

AUTOR: VÍCTOR MANUEL PEÑA

*El autor es economista, abogado y miembro de la dirección central de la Fuerza del Pueblo (FP).

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar