La Ópera de Viena recorre 250 años de música en su próxima temporada

Por admin miércoles 5 de abril, 2017

EL NUEVO DIARIO, VIENA.-La Ópera de Viena anunció hoy su programa para su temporada 2017/2018, en la que destacan seis estrenos de obras que van desde la música barroca de Händel hasta una pieza que no fue terminada hasta 1979.

El primer estreno será "El jugador", basada en un texto del escrito ruso Fiódor Dostoyevski, que subirá al escenario el 4 de octubre, justo un mes después de que arranque la temporada en el teatro vienés.

Que dos mujeres, Simone Young en el atril y Karoline Gruber como directora escénica, sean las responsables de este montaje, fue aprovechado hoy por el director de la Ópera, Dominique Meyer, para criticar la poca presencia femenina en este ámbito cultural.

"No me parece bien que haya tan pocas directoras de orquesta en el púlpito y que haya tan pocas directoras escénicas", opinó Meyer.

Otra mujer, la finlandesa Susanna Mälkki, será la responsable de la dirección musical de otro de los estrenos: "Dantons Tod" (La muerte de Danton), con la que la Ópera de Viena celebra el centenario del nacimiento de su autor, Gottfried von Einem.

Entre los estrenos destaca, por su contemporaneidad, "Lulu", una pieza del austríaco Alban Berg que fue estrenada incompleta en 1929, cuando el autor ya había muerto, y que se presentará en Viena en la versión con tres actos completada por Friedrich Cerha en 1979.

"Ariodante", de Georg Friedrich Händel, pone el elemento más clásico y barroco, entre los estrenos.

Con el nuevo montaje de "Sansón y Dalila", de Camile Saint-Saëns, que se estrenará el 12 de mayo, dos de los cantantes favoritos del público, Elina Garanca y Roberto Alagna, encarnarán por primera vez esos papeles protagonistas, acompañados del español Carlos Álvarez como sumo sacerdote.

El último estreno de la temporada será, en junio, "El cazador furtivo", de Carl Maria von Weber.

La próxima temporada la Ópera de Viena pondrá en escena 54 óperas distintas. En total, sumando las funciones de ballet, los conciertos y otros espectáculos, serán 312 las representaciones durante los diez meses de temporada.

Meyer aprovechó hoy para recordar que la tasa de ocupación de localidades es del 98,7 por ciento.

Como cada temporada, habrá una fuerte presencia latina en la Ópera de Viena. Desde directores como los españoles Guillermo García Calvo, Plácido Domingo y Jesús López Cobos a cantantes como el argentino Marcelo Álvarez, el peruano Juan Diego Flórez, el uruguayo Erwin Schrott o el mexicano Carlos Osuna.

Más allá de la renovación del repertorio que suponen esos estrenos, la Ópera también se modernizará técnicamente a partir de septiembre, con la instalación de tabletas en las que, entre otras funciones, el público tendrá acceso a subtítulos de las obras en seis idiomas: alemán, francés, inglés, italiano japonés y ruso.

En el verano comenzará también un proyecto en el que se invertirán 1,1 millones de euros (1,17 millones de dólares) el vestíbulo de entrada y la galería exterior, en lo que es la primera intervención de este tipo desde que la Opera reabrió sus puertas en 1955, tras la destrucción sufrida en la II Guerra Mundial.