La ONU entrega medio millón de dólares para combustible en hospitales de Gaza

Por El Nuevo Diario Jueves 27 de Abril, 2017

EL NUEVO DIARIO, JERUSALEN.-La ONU entregó hoy medio millón de dólares para combustible en los hospitales de Gaza, horas después de que la Autoridad Nacional Palestina (ANP) anunciara que deja de costear inmediatamente el suministro eléctrico, confirmó a Efe un portavoz.

La Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) tomó hoy esta medida de emergencia destinada a mantener los servicios esenciales en hospitales y centros sanitarios para "evitar el deterioro" generado por la crisis energética, agravada desde hace dos semanas con severos cortes de electricidad.

Las autoridades palestinas informaron hoy al COGAT, organismo militar encargado de gestionar los territorios ocupados, que "dejarán de inmediato de pagar por la electricidad que se suministra a Gaza", siguiendo las amenazas del presidente Mahmud Abás de desentenderse de estos costes si Hamás no devuelve el control del territorio a la ANP.

Según el Ministerio de Sanidad de Gaza, el combustible para alimentar generadores en siete de los trece hospitales de Gaza se terminarán en los próximo tres días, aseguró la OCHA en un comunicado.

"Con los cortes de energía de 20 horas del día y los suministros de combustible de emergencia acabándose, los servicios básicos están a punto de desaparecer", alertó el coordinador de la OCHA, Robert Piper.

Los residentes en los pisos altos de los edificios ya no reciben suministro regular de agua, debido a la falta de energía para que las bombas alcancen esas alturas y unos 110 millones de litros de aguas residuales o mal tratadas llegan al mar Mediterráneo todos los días debido a la falta de energía para tratarlos, añade la agencia de la ONU.

Desde el 16 de abril, la Central Eléctrica de Gaza está cerrada después de agotar sus reservas de carburante lo que ha aumentado los cortes de energía, así como la dependencia de generadores.

El funcionamiento de las líneas eléctricas procedentes de Egipto (que suministran un 6,25% de las necesidades de la franja) y las restricciones a la importación de bienes, impuestas por Israel como parte de un bloqueo terrestre, aéreo y marítimo, también contribuyen a la crisis energética que sufre el enclave costero desde hace diez años, apunta la ONU.

El coordinador de la ONU expresó hoy su preocupación por el deterioro de la situación en el enclave y pidió acción a las autoridades israelíes y palestinas y a la comunidad internacional para proteger la prestación de servicios básicos críticos.