La Odebrecht y lo que no se ve!

Por José Pérez Méndez Viernes 27 de Enero, 2017

La Odebrecht es un consorcio empresarial cuyo origen se remonta a la mitad del siglo pasado y que tras la gerencia de tres generaciones familiares se ha convertido en una empresa transnacional que construye obras en toda América Latina y también en los Estados Unidos.

En América Latina el pago de comisiones por ventas o construcciones por parte de las empresas foráneas y domésticas es una práctica ancestral que se ha instituido como norma en la región. No creo que haya empresa alguna que haya hecho negocios o inversiones en estos países que no haya incurrido en esta práctica perversa.

Es posible que el gran delito de la Odebrecht haya sido el de haber realizado sobornos para conseguir obras de infraestructura en América Latina en perjuicio de empresas norteamericanas, lo cual es castigable por las leyes de Estados Unidos que buscan proteger sus empresas aun cuando fuera en otras latitudes.

Por lo visto las autoridades de USA llevaron a cabo una investigación que los condujo a descubrir que la Odebrecht había cometido el delito de soborno en perjuicio de empresas norteamericanas por lo que se le sometió a la justicia y se le llevó confesar el delito y a pagar por sus daños.

Ya anteriormente en Brasil se había llevado a cabo una persecución interna que le llamaron “Operación Lava Jato” y que buscaba probar que había habido corrupción en la venta de Petrobras y en la adjudicación de obras a Odebrecht.

Al mismo tiempo se inició un juicio en el Congreso Brasilero a la presidente Dilma Rouseff por haber cometido irregularidades fiscales en el maquillaje de cifras presupuestarias y financieras para justificar ciertas medidas y decisiones económicas.

Como resultado de la persecución congresional, Dilma fue separada del cargo de Presidente y luego destituida por el congreso mediante un juicio o impeachment, y en su lugar se quedó en el puesto vacante el señor Temer quien era el vicepresidente de Brasil.

Como si fuera poco el ex presidente Ignacio Lula Da Silva está siendo perseguido por la justicia de Brasil por corrupción. El proceso se inició en el mismo momento que se llevaba a cabo el proceso de destitución de Dilma Rousseff.

Ante todo esto uno tiene que preguntarse si es que todo ha cambiado de la noche a la mañana en América Latina o si es que esta región y particularmente Brasil y República Dominicana han estado gobernadas últimamente por políticos corruptos y perversos?

Para los que llevamos tiempo en la política y que hemos aprendido a leer las entrelineas todo esto nos parece sumamente curioso y raro debido a que todo apunta a que se quiere enturbiar las aguas en América Latina para pescar a los peces buenos en esas aguas enturbiadas.

Se habla de un plan al estilo del “Plan Cóndor” incubado en el exterior y que busca revertir el actual proceso de la “democracia pro desarrollo” que se ejecuta en América Latina, siendo Brasil el centro de ese terrible plan por haberse convertido en el país líder del nuevo liderazgo de América Latina.

Todas estas acciones estuvieron dirigidas a provocar la salida del poder del Partido de los Trabajadores en Brasil e impedir su regreso en las elecciones del 2018, y como si fuera poco provocar crisis en los países de América Latina donde la Odebrecht ha construido obras.

Los países de América Latina y sus líderes deben estar claros en lo que está sucediendo a los fines de poder sortear esta ola con éxito y mantener el poder como forma de asegurarse de que el progreso y la democracia continúen en esta región.

Los pueblos deben seguir a sus líderes nacionales que son sus verdaderos aliados para superar la pobreza y la desigualdad que les aqueja.

Detrás del escándalo de la Odebrecht se esconden propósitos perversos contra el actual proceso que se lleva a cabo en América Latina.

El Autor Reside en New York.