La nueva ley tránsito y seguridad vial debió ser más acorde con realidad

Por Miguel de J. Ramírez P. Miércoles 1 de Marzo, 2017

Para nadie es un secreto que el transporte en todos lospaíses latinoamericanos incluyendo la República Dominicana es acorde a lacondición social de la persona, tomando en cuenta que existen clase alta, clasemedia y clase baja, según los ingresos que éstos devengan para podertrasladarse de un lugar a otro.

En este sentido, hay sectores y lugares acaudalados donde susmoradores que se ven obligados a utilizar el transporte público estarán dispuestosa pagar un servicio más caro y más cómodo porque su condición económica ysocial se lo permite, pero hay otros lugares donde sus moradores de barriospobres no tienen para pagar un pasaje y han de irse muchas veces a pie, o enbola si alguien que tenga un carrito público o privado quiera ayudarle.

Por otro lado, una ley que sólo permita cuatro pasajeros enun vehículo público de concho (carro) no tendrá rentabilidad para que elconductor logre su sustento y mantenimiento de dicho vehículo por lo que severá obligado a subir el pasaje? ¿Acaso es que con los sueldos bajos quedevenga la población tendrán que pagar el pasaje más caro?

Mis queridos lectores, y que decir de las guaguas o autobusesdonde no se permitirán personas paradas, según la nueva ley, claro por suseguridad física, pero quieren llegar a tiempo a sus respectivos centros detrabajos, estudios o cualquier otra diligencia. Si permitiéndole que vayanparado, los vehículos no dan a vasto. ¿Qué será si lo impiden, a qué horallegarán a sus labores u hogares?

¿Será rentable conchar con cuatro personas cuando un galón degas cuesta $109.50 pesos? ¿No será que quienes crearon y aprobaron la nueva leyde tránsito no andan en carros públicos, ni en autobuses y metros por sucondición social acaudalada? ¿Sabía usted que las personas se montan en lasguaguas Omsa y el metro como sardinas enlatadas porque ganan un sueldo muy bajoy no pueden pagar varios carros de concho para llegar con los sueldos quedevengan? ¿Dará el gobierno transporte gratis y aumentará las flotillas paraque la gente se traslade a la hora pico y logre llegar a tiempo a susdiligencias laborales y particulares acorde con los horarios de nuestro país ysu condición económica baja con la nueva Ley? ¿Puede un padre de familia laborandocomo empleado público del CEA, los ayuntamientos, o la milicia tener untransporte devengando sueldos como los actuales? ¿Cree usted que con lossueldos mínimos públicos y privados de nuestra R.D. se puede mejorar eltransporte público de concho sin afectarles aún más sus bolsillos?

En otro orden de enseñanza, que debemos decir de laeliminación de los buhoneros y la erradicación de los agricultores de lastierras productivas, ¿por qué no mejor los legalizan y les cobran algúnimpuestos, que impedirles sus modus vivendi por su condición económica social yporque los empleos existentes no bastan para que todos trabajen y se venobligados a improvisar con el comercio informal y la siembra de productosagrícolas?

Concluyendo, las leyes deben basarse en la justicia social yla realidad económica de nuestra sociedad y si alguien quiere ir más cómodo ymás seguro, deberá pagar más por su traslado. ¿Sí o no? Pero habrá quienesquieren pagar menos para poder comer aunque vayan apretados o parados en loscarros y guaguas, desde luego por la condición social económica de cada quien…

Dios nos ilumine y nos ayude a mejorar, pero con conciencia…