La necesidad de construir consensos

Por Víctor Manuel Peña domingo 2 de agosto, 2020

En una democracia siempre hay que construir consensos por aquello del contrato social de que nos habla Jean-Jacques Rousseau, ilustre figura de la Ilustración francesa, en su célebre libro sobre esta materia.
Rousseau compartió el escenario de la Ilustración con Montesquieu y Voltaire, otros dos grandes exponentes de la filosofía política. Se dice que Voltaire y Rousseau tuvieron una enemistad de por vida!
La teoría del contrato social, ubicada dentro de la teoría positiva del Derecho, fue trabajada también por otros dos grandes fundadores y exponentes de la filosofía política como fueron Thomas Hobbes y John Locke, los cuales fueron predecesores o antecesores de Rousseau.
Construir consensos es parte esencial de la filosofía política del arte de gobernar.
La gran crisis sanitaria y la gran crisis económica engendrada por la pandemia del Coronavirus elevan a la enésima potencia la inevitable e ineludible necesidad de construir consensos.
Y esta necesidad de construir consensos es aún mayor porque el PRM, partido que acaba de ganar las elecciones presidenciales del 5 de Julio, va a ser gobierno por primera vez a partir del 16 de Agosto.
La construcción de consensos tiene que incluir a los partidos, a los sectores y fuerzas sociales – gremios corporativos, centrales sindicales, gremios de profesionales, asociaciones de campesinos, etc.- y a los poderes fácticos de la sociedad –iglesias y medios de comunicación, etc.-
En esa construcción de consensos sería bueno incluir a las universidades.
De modo y manera que la construcción de consensos no debe limitarse solo a los partidos.
En cuanto a la atención y solución de la crisis sanitaria y de la crisis económica, las universidades pueden aportar valiosos recursos humanos.
Es importante que los diagnósticos y los planes a implementar pasen por esos consensos.
El presidente electo y las comisiones del equipo de transición deberían reunirse con esos diferentes sectores de la vida nacional.
Pero es prioritario que estos consensos sean construidos básicamente para enfrentar la gran crisis sanitaria y la gran crisis económica por la que atraviesa el país.
Es muy plausible que el presidente electo, licenciado Luis Abinader, tenga en su agenda una consulta al liderazgo político nacional en la línea de construir consensos con miras a fortalecer los planes para enfrentar la gran crisis sanitaria y la gran crisis económica en el contexto de la pandemia del Coronavirus.
El gobierno de Danilo fue rígidamente tozudo y se negó desde el principio a construir consensos con el liderazgo político y con la sociedad civil para enfrentar la tragedia del Coronavirus en nuestro país.
Y el gobierno de Danilo se negó aviesamente a construir consensos para enfrentar las crisis generadas por el Coronavirus porque el único interés que tuvo siempre fue politizar la pandemia para beneficiar al Penquito en las elecciones del 5 de Julio.
Y fue que el gobierno de Danilo y del PLD creyó siempre que la pandemia del Coronavirus le había venido como el anillo al dedo para asaltar la voluntad del pueblo en las elecciones del 5 de Julio.
Ese macabro y perverso plan del gobierno y del PLD el pueblo lo derrotó fulminante en las elecciones congresuales y presidenciales recién transcurridas.
Con el pueblo no se puede inventar ni jugar!
Está más claro que el agua que el gran responsable y culpable de la infernal propagación, expansión y difusión del Coronavirus en nuestro país ha sido el gobierno de Danilo porque no hizo lo que debió haber hecho; por el contrario, el gobierno de Danilo se dedicó a utilizar políticamente o politiqueramente las cinco extensiones del Estado de emergencia, politizando con ello la pandemia del Coronavirus.
El vía crucis, expresado en las propias estadísticas subestimadas del gobierno, dan cuenta que ha sido muy alto el precio que ha tenido que pagar, y sigue pagando, el pueblo dominicano, debido a la gran irresponsabilidad del gobierno por haber politizado en su totalidad la pandemia del Coronavirus.
Los contagiados son mucho más de 67 mil y los muertos son más de 2 mil, porque entre los contagiados hay que incluir a los que nunca se les han aplicado ni siquiera pruebas rápidas, y entre los muertos hay muchos, que no están ni estarán en las estadísticas oficiales, a los que nunca se les aplicó ningún tipo de prueba.
Por esta gran tragedia nacional, provocada por la irresponsabilidad sin límite del gobierno, el juicio de la historia se encargará de mandar al zafacón el gobierno de Danilo.
Si a esa tragedia nacional se le suma la otra tragedia del doble crimen de la corrupción y de la impunidad, no hay duda de que Danilo y su gobierno irán directo al infierno!
En ese juicio inaplazable de la historia no hay apelación posible!
Muy bien hace el presidente electo, Luis Abinader, en convocar al liderazgo político nacional para comenzar a construir consensos en torno a las problemáticas creadas por el Coronavirus, cuya solución es de altísimo interés para la población y para la nación de la República.
No hay nada que imitar de los dos desgobiernos de Danilo: su autoritarismo hay que mandarlo al zafacón también!
Solo construyendo consensos será posible levantar la República de las cenizas de la pandemia del Coronavirus.
La construcción de consensos permitirá ampliar la mira, los diagnósticos, los planes y programas para enfrentar los desafíos gigantes que tienen ante sí la nación y la población dominicana.
Desde el poder hay que construir consensos siempre, mucho más en medio de situaciones excepcionales como las que estamos viviendo, y también hay que saber administrar las contradicciones y los conflictos.
Dentro de la filosofía política del arte de gobernar o del buen gobernar están la construcción de consensos y la administración de los conflictos y de las contradicciones que se dan permanentemente en la sociedad.
Como los gobiernos surgen de la savia nutricia de la soberanía popular en una democracia, no procede que los gobiernos se comporten de manera autoritaria como lo ha hecho Danilo Medina.
Son muchas las cuentas que tendrán que rendirle a la República Danilo y su gobierno después del 16 de Agosto!
El privilegiado y muy exquisito espacio de la gloria les corresponde a los que han gobernado y procedido en la política conforme a los dictados de la moral, del interés nacional y del pueblo.
Al torturante mundo del infierno, la antípoda y negación nefasta de la gloria, van los que han gobernado y procedido en política siempre de espaldas a los dictados de la moral, de los intereses de la nación y del pueblo.
Danilo Medina tiene asegurado su lugar, desde ya y de manera inevitable e insalvable, en el muy execrable y odiado mundo del infierno!
Como nadie tiene una varita mágica para enfrentar la tragedia por la que atraviesa la sociedad dominicana, hay la necesidad impostergable de construir consensos ya y ahora!
AUTOR: DR. VÍCTOR MANUEL PEÑA
*El autor es economista abogado.

Comenta