La mujer en las finanzas corporativas

Por Katherine Matos martes 24 de noviembre, 2020

Cuando empecé a escribir este artículo pensé en enfocarlo en los logros de las mujeres en el mundo de las finanzas corporativas y el impacto que han tenido en el desarrollo de sus funciones, pensé en mujeres como Ana Botín, presidenta del Banco Santander , Jane Fraser, CEO del Citigroup Latinoamérica, por solo citar algunas.

Me pregunté ¿Cómo una mujer puede llegar al mundo de las Finanzas corporativas? la evidente respuesta es estudiando, teniendo oportunidades laborales en las que pueda ir poniendo en práctica sus conocimientos y habilidades para desarrollar las competencias que el mercado demanda.

Ahí me detuve nuevamente, porque ¿Cómo puede una joven con una precaria educación primaria, en un hogar rodeado de violencia, en un espacio social carente de oportunidades que incentiven a la cultura y a la investigación hacer posible eso?

A simple vista parecería imposible alcanzar la meta de entrar a un mundo tan competitivo y con unos estándares tan altos de calidad partiendo de la realidad social que vive la mayoría de la juventud dominicana.

Al realizar la búsqueda bibliográfica para desarrollar este artículo, me sorprende encontrar una cantidad de artículos relacionados al tema, pero limitados a un solo enfoque, el de la mujer en el manejo de las finanzas dentro del hogar.

Incluso la perspectiva de algunos artículos me sorprende, ya que aunque no lo expresan explícitamente pero su limitado enfoque del tema no deja de enviar el mensaje de que el mundo corporativo está reservado por su “complejidad” a los hombres.

Me resultó muy difícil encontrar un libro o artículo que relacione de manera directa la mujer en el mundo de las finanzas corporativas . Quizás precisamente porque el protagonismo de nosotras en esas áreas es muy bajo, a pesar de que la mujer dominicana representa el 60% de la matricula en la educación superior.

Este artículo tiene la intención de crear un pensamiento crítico sobre la responsabilidad que nosotras misma tenemos de reenfocar los estudios que realizamos a un mercado que requiere más presencia femenina como lo es el mundo de los negocios y las finanzas, no puedo obviar la responsabilidad del Estado en incentivar a través de programas de formación en ese sentido. Pero la preparación no es el único obstáculo que enfrentamos.

Está también el arraigado machismo de quienes han manejado por años las finanzas el mundo. Lo que definitivamente nos coloca en una posición compleja, ya que no solo tenemos que superarnos a nosotras mismas, sino que además debemos ser lo suficientemente fuertes para refutar a aquellos quienes piensen que no lo somos. y por eso cito lo siguiente: John Coates, australiano, matemático, quien fue profesor de la Universidad de Cambridge hasta el año 2012, señala que “la testosterona juega un papel fundamental en estas diferencias llamado “efecto del vencedor” en la naturaleza, en muchas especies los machos incrementan sus niveles de testosterona en anticipación de una competición y si la ganan multiplican esos niveles.

Este efecto doping produce un exceso de asunción de riesgos a partir de decisiones rápidas y poco meditadas.” En resumen él entiende que la condición hormonal del hombre le da ventajas de éxito en el mundo de las finanzas por tener la posibilidad de asumir decisiones más riesgosas.

Como podemos ver, el camino no es fácil nunca lo ha sido en ningún área reservada históricamente al hombre, pero si es posible con determinación y sobre todo con la seguridad de que también podemos.

Aprovechemos la oportunidad de estudiar profesiones poco tradicionales, vayamos más allá de lo que siempre nos han permitido tener.
En mi experiencia personal confieso que el mundo de las finanzas corporativas siempre fue un enigma, quizás el hecho de que mi padre es un comerciante innato con mucho éxito, dejó en mi subconsciente esa motivación; pero no la cultivé sino hasta el año 2010 cuando decido constituir mi propia empresa y empiezo a indagar sobre el mercado de valores, inversión en bolsa de valores, realicé algunos estudios sobre el tema, quedándome tan impresionada por lo interesante y la fluidez con la que pude recibir los conocimientos que no deje de cuestionarme a mi misma ¿por qué no me había enfocado antes en esto?; sin tener la intención de convertirme en experta en el tema, me preocupo en aprender cada día más sobre el mundo de las finanzas.

Finalmente les digo, no importa el entorno social que hoy les rodea puedes dar el salto de donde estés, desde la administración financiera del hogar, pequeño negocio, al mundo de las finanzas corporativas, lo que necesitas es enfoque y preparación; Y por eso te comparto este motivador pensamiento de Mitchem a Theglasshammer. “Si eres una mujer joven que ingresa en el sector de las finanzas hoy en día, no verás muchas mujeres exitosas en posiciones altas”, “Necesitamos tener mujeres en puestos de alto nivel para que las jóvenes puedan ver que es posible.”

Por Katherine Matos

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar