La meta es mejorar calidad de la educación

Por Francisco Luciano lunes 13 de noviembre, 2017

En virtud del entusiasmo mostrado por  el Ministro de Educación, al presentar el nuevo uniforme escolar y las ponderaciones realizadas al mismo, nos permitimos reproducir el  texto acordado como criterio para la calidad,  acordado en el Pacto Nacional por la Educación, a los fines de que se pueda verificar  la importancia que en el mismo se confiere a los uniformes escolares, como elemento que  al momento de establecer  permita parámetros para la  calidad de la educación dominicana, leamos:

 “4.2. Para la calidad de la educación preuniversitaria

4.2.1  El cumplimiento del horario y calendario escolar es un elemento esencial establecido en nuestra Constitución. Su cumplimiento genera responsabilidades legales compartidas entre el Estado,  los maestros y las maestras, los directores y las directoras, las familias, los estudiantes y otros miembros de la comunidad educativa, partidos políticos y otros colectivos de las comunidades nacional y local. Respetar el horario y calendario escolar se asume como uno de los compromisos irrenunciables de todos los firmantes de este pacto. 

 Para alcanzar este objetivo, pactamos: 

 a) Reforzar el conocimiento y cumplimiento irrestricto de la normativa en la materia, contenida en la Constitución de la República, la Ley 41-08 de Función Pública, la Ley 66-97 General de Educación, el Estatuto del Docente, entre otros, y su régimen de consecuencias.  

 b) Estimular a todos los actores del sistema educativo a facilitar y velar por el cumplimiento del calendario y el horario escolar, para garantizar la formación de nuestros estudiantes. Solicitar a las comunidades y a las asociaciones de padres y madres, convertirse en celosos vigilantes del cumplimiento de esta medida. 

   c) La Asociación Dominicana de Profesores reitera su compromiso del cumplimiento del horario y calendario escolar, promoviendo entre sus miembros la asistencia diaria y puntual a la docencia. Las reuniones y  actividades ordinarias del sindicato serán programadas e incorporadas en el Calendario Oficial del Ministerio de Educación aprobado en el Consejo Nacional de Educación, sin desmedro del cumplimiento del horario y el calendario escolar establecido.

  4.2.2 Garantizar la calidad educativa a través de la apropiación y aplicación del currículo vigente por parte de los docentes en los diferentes contextos socioculturales, el desarrollo de estrategias de aprendizaje innovadoras y creativas, la ejecución de los planes de estudio, los programas de las áreas del conocimiento, la evaluación sistemática y objetiva; todo esto con el propósito de asegurar el desarrollo de  competencias fundamentales.  Dicha calidad será medida, esencialmente, por los resultados de los aprendizajes.   

4.2.3 Universalizar la jornada extendida en los niveles primario y secundario del sistema educativo dominicano, en un marco de ampliación integral de la oferta curricular. 

4.2.4 Incorporar al currículo educativo, desde la primera infancia y con las estrategias pedagógicas adecuadas para cada nivel, la educación sexual – reproductiva,  el conocimiento y prevención de las  infecciones de transmisión sexual y el VIH,  así como la formación en valores de respeto, igualdad y equidad de género, convivencia familiar, y maternidad y paternidad responsables. 

 4.2.5  Asegurar que toda infraestructura educativa contribuya a la creación de un adecuado ambiente pedagógico y a la integración de la familia y la comunidad a la vida escolar.   Se dispondrá de espacios  para estimular el desarrollo físico, mental y social de todas y todos  los estudiantes,   incluyendo  aquellos con condiciones de discapacidad y necesidades especiales.  Dentro de estos espacios se encuentran  los destinados para educación física, huertos escolares,  recreación, expresión artística, contacto con la naturaleza y los  requeridos para la eficaz implementación del modelo de jornada extendida. 

 4.2.6 Propiciar que estudiantes y docentes en todos los niveles educativos integren las tecnologías de la información y comunicación en los procesos de enseñanza y aprendizaje.

 4.2.7  Asegurar que cada centro educativo disponga de bibliotecas escolares y de aulas, así como de espacios y centros de recursos para el aprendizaje adaptados a los diferentes niveles educativos y a las condiciones especiales de las y los estudiantes. Igualmente, propiciar que docentes y estudiantes hagan un uso efectivo de los recursos disponibles en la escuela y en la comunidad. 

4.2.8 Fortalecer la red nacional de bibliotecas públicas, dotándolas de recursos de información pertinentes, en diversos formatos y soportes que contribuyan a los aprendizajes a lo largo de toda la vida, la investigación y el fomento de la lectura. 

  4.2.9 Definir, aplicar y regular desde el Estado una política editorial de textos y recursos pedagógicos que garantice la calidad, la pertinencia, la actualización del contenido, así como el enfoque filosófico y pedagógico del currículo vigente, que atienda a las diferentes discapacidades y necesidades especiales del estudiantado. De igual forma, dicha política debe velar por el monitoreo y la transparencia de los procesos de producción, distribución y comercialización para el acceso universal, así como establecer la vigencia de los textos y recursos pedagógicos del sistema educativo pre-universitario completo.

 4.2.10 Cumplir con las disposiciones legales que regulan la política de libros de texto en los centros educativos. 

 4.2.11 Fortalecer el subsistema de educación para personas adultas, mediante la promoción de mayor coordinación Estado/sociedad, el desarrollo de redes y alianzas que articulen la educación formal, informal y no formal, la ampliación de la accesibilidad y la pertinencia de los aprendizajes para la vida y a lo largo de la vida.  

4.2.12 Formar directores y directoras de centro educativos capaces de asumir y promover una cultura de mejora continua de la gestión institucional y pedagógica, a partir del trabajo en equipo, el liderazgo activo y transformador, así como el desarrollo de las capacidades de planificación, y de administración del tiempo y de los recursos disponibles, a fin de garantizar más y mejores aprendizajes por parte de los estudiantes”.

Como puede leerse,  el  uniforme  no es un elemento considerado dentro de las acciones necesaria e imprescindibles para alcanzar una mejor calidad de la educación y  más bien luce una medida  cosmética, que además parece  un  invento que disuelve  el concepto uniforme que quiere decir: “Que no tiene variaciones o cambios en su conjunto”.

 Algunas acciones del Ministro de Educación, como la de usurpar las facultades del Congreso Nacional, regulando por su cuenta y cual si fuera el dueño, el uso que los Maestros y Maestras deben dar a sus sueldos y ahora  el cambio de  uniforme, evidenciando  que no tiene idea  de cuáles son   los problemas de fondo,  que inciden en la baja calidad de la educación que servimos.  

Ojalá, alguien le haga saber que  antes que invertir en el cambio de las camisas por polo debe escuchar la opinión sobre la durabilidad de uno y otro o sobre porque el polo de color blanco resiste más lavadas que  el de color.  Debiera ocuparse por eliminar el símbolo de atraso que representan las pizarras color verde y el uso de la tiza.  Así mismo debiera resolver los problemas de higiene y realizar las reparaciones menores que requieren muchos planteles.

 Debiera terminar la construcción de cientos de planteles en construcción y que como el Liceo Experimental Amelia Ricart Calventi, de la UASD llevan meses paralizados.  Alguien debe decirle que se focalice en lo  importante para que “la revolución educativa” se encamine a  cumplir los fines de la educación dominicana contenidos el Art. 63 de la Constitución, en la Ley 66-97 y en el Pacto Nacional por la Educación.

Comenta