La meritoria promoción de derecho del 1967, ha demostrado que si se puede

Por Osvaldo A Basilio Reyes viernes 17 de febrero, 2017

En el día de ayer 15 de febrero, un día después de San Valentín, nuestra gloriosa Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), con justo motivo les hizo un reconocimiento a su promoción de derecho del 1967, siendo esta la primera después del ajustamiento del dictador Rafael Leónidas Trujillo, la que ha sido denominada LA PROMOCIÓN DE LA LIBERTAD.

En el ánimo de su Rector Ivan Gullón y demás autoridades presente se percibía satisfacción del deber cumplido, donde las presentadoras también dieron muestra de la importancia de tan Fausto momento, haciendo énfasis cuando presentaban a cada uno de los meritorios profesionales del derecho que mencionaban.

Esta promoción cumplió 50 largos años, siendo sus graduados 127 profesionales, constituyendo los mismos referentes positivos para nuestra sociedad, llámense presente y futura generaciones, ya que el accionar de estos profesionales tanto en el sector público como en el privado ha sido inmaculado y diáfano.

Estos profesionales han demostrado y están demostrando que se puede tener éxito y vivir dignamente sin necesidad de incurrir en actos que oscurezcan y enloden el accionar profesional, toda vez que sus actividades no han sido censuradas por nuestra sociedad, aportando ellos y ellas el buen ejemplo digno de imitar por nosotros aun en pañales en materia de derecho.

Por no pecar de prolijo, entre esos honorables profesionales de la promoción mencionada se encuentran: EL DR. CARLOS RAFAEL RODRIGUEZ NUÑEZ quien cuenta con un largo ejercicio profesional y destacado consultor jurídico de empresas tanto nacionales como extranjeras; EL DR. CESAR DARIO ADAMES quien cuenta con un largo ejercicio profesional y ex Juez de la Corte de Apelación de San Cristóbal; DRA: FRANCIA DE ADAMES, quién cuenta con un vasto ejercicio profesional; DR. RAMON PUELLO BAEZ, abogado, periodista-comentarista de televisión y cantante que nos alegra nuestra audición con sus canciones; DR. NOE ESTERLING VASQUEZ, quién fuera funcionario público; DR. RAMON ANTONIO VERAS (negro), excelente profesional del derecho y escritor; DR. JOSE ENEAS NUÑEZ FERNANDEZ quien cuenta con un largo y fructífero ejercicio profesional; DR. DELFIN ANTONIO CASTILLO MARTINEZ quien cuenta con un largo ejercicio profesional; DR. PORFIRIO HERNANDEZ QUEZADA quien cuenta con un largo ejercicio de la profesión; DR: SIMON ERNESTO OMAR VALENZUELA, quien cuenta con un largo ejercicio profesional y ex-juez de la Corte de Apelación de San Juan de la Maguana; DR. FABIAN RICARDO BARALT, quién cuenta con un largo ejercicio de derecho empresarial; DR. MIGUEL ANGEL COTES MORALES, quien tiene un largo ejercicio profesional; y JULIO ANIBAL SUAREZ DUBERNAY, gran abogado laboralista quien cuenta con un largo ejercicio profesional y ex -juez de nuestra Suprema Corte de Justicia.

En ese reconocimiento meritorio, el Dr. Ramón Antonio Veras (negro) tuvo a cargo el discurso de agradecimiento en nombre de todos sus compañeros homenajeados, demostrando una vez más este magnífico profesional su elocuencia enfática que lo ha caracterizado, sugiriendo a los estudiantes de derecho que no se desanimen porque algunos digan que los abogados sobramos, ya que no es así, que los que sobran son aquellos profesionales del derecho que con sus accionar enlodan y echan por el suelo el importante y necesario ejercicio de la abogacía.

En verdad quien me comento de ese magno reconocimiento de que iba a ser objeto su promoción la del 1967, lo fue el Dr. Carlos Rafael Rodríguez Núñez, con quién me une mucho tiempo de amistad y de trabajo, sintiéndome en ese evento muy contento y complacido, conjuntamente con su hijo el Dr. Carlos Rodríguez Padrón quien estaba presente apoyando a su padre conjuntamente con sus compañeros homenajeados.

En conclusión me animo en expresar que con este justo reconocimiento está demostrado que no todo está perdido en nuestro país, que todavía hay esperanza para la honorabilidad, que nuestra sociedad censura cuando hay motivos para ello y que también reconoce los meritos de aquellas personas que sus accionar lo merecen, bastaba ver para darse cuenta todas aquellas personas que soportaron de pie más o menos dos horas, ya que todas los asientos del auditorio Manuel del Cabral de la Biblioteca Pedro Mir donde fue celebrado el evento estaban ocupados; también pude darme cuenta que en nuestra sociedad hay más luces que sombra.

HONOR A QUIEN HONOR MERECE

 

Comenta