La marcha verde y oposición se debilitan, mientras el gobierno se fortalece

Por Fernando Peña Lunes 12 de Junio, 2017

La diferencia de las convocatorias anteriores, la última manifestación desarrollada por el Movimiento Verde que recorrió diversos sectores de San Pedro de Macorís, la asistencia, aunque considerada, no contó con el respaldo de las anteriores.

Esto ha despertando la preocupación en muchos integrantes, quienes observan que las metas del colectivo deberían ser a corto plazo para seguir contando con el respaldo de las anteriores marchas y no debilitarse en el camino, como al parecer ha sucedido.

El sometimiento y llevar a las cárceles a los involucrados en el caso de Odebrecht, era uno de los ejes principales que motivaron las manifestaciones por parte de los verdes y dirigentes de la oposición.

Sin embargo, el Gobierno, opto por impulsar el sometimiento de los involucrados, al extremo que están presos políticos del calibre del presidente del principal partido de oposición, Andrés Bautista y otros cuatro miembros de la Comisión Política de la organización, así como la emblemática figura del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), Temístocles Montás, y otros tres integrantes de la cúpula de la organización, además del secretario nacional de Finanzas, Víctor Díaz Rúa.

Esta medida ha logrando captar la aceptación de gran parte de la ciudadanía, y expresan apoyo a estas decisiones judiciales, reduciendo el apoyo a los verdes, en un reconocimiento a la decisión del presidente Danilo Medina de llevar el caso “hasta las últimas consecuencias, caiga quien caiga”, como hasta ahora ha ido sucediendo.

Con estas medidas impactantes el presidente Danilo Medina se consolida como la figura política mejor posicionada, como un estratega fino, que a la hora de la verdad no tiene miramiento para asumir lo que mejor le convenga al país y a sus propios intereses políticos.

Los verdes tendrán que redefinir su estrategia porque las movilizaciones, el traslado en guagua y la logística de esas concentraciones al parecer llega a su fin, dado que el financiamiento se agota, y por las medidas del gobierno de apoyar el sometimiento a la justicia de los involucrados en el caso de Odebrecht sectores políticos y sociales se retiran de las calles.

Ciertamente, como dijo un manifestante “yo no puedo decir que el gobierno se debilita porque estemos en la calle”.

A pesar de todo este escarnio público y el sacudimiento de los partidos tradicionales con el caso de Odebrecht, los partidos dominicanos muestran fortaleza y no se vislumbra en el horizonte, por fuera de ellos una figura carismática y visionaria que tenga la capacidad de convocar a la mayoría de la población, para hacer un cambio profundo del sistema de partidos políticos.

La estructura de los partidos sigue siendo fuerte, y eso queda demostrado en cada proceso electoral.