La mala costumbre de nombrar en cargos públicos a la cúpula de los partidos políticos

Por Pedro Rene

Los dominicanos nos quejamos de nuestros políticos, un día sí y el otro también, y no es para menos; en muchas ocasiones, ellos (nuestros políticos) han faltado a su palabra; han dicho una cosa y han hecho otra muy distinta, donde dijeron digo después dicen diego. Hay una frase bastante conocida por todos, que dice: “Los pueblos tienen los gobernantes que se merecen”, nada más real que eso. Pero… ¿qué son los políticos dominicanos? Pues son ciudadanos, producto de la sociedad misma, que llegan a desempeñar alguna vez un cargo público, gracias al voto de un ciudadano que cedió su poder por confianza, por intercambio, y a veces por dinero.

El grave problema de la relación de los dominicanos con sus políticos, es que los “endiosamos” a tal punto que realmente llegan a creerse que están por encima del bien y del mal, y olvidan que un cargo público es para sacrificarse no para cundirse de privilegios. Los políticos dominicanos al igual que cualquier otro ser humano: nacen, crecen, se reproducen y  mueren.

De modo que , si los políticos como entes individuales sacan una calificación por debajo del aprobado , cuando se asocian entre sí en los partidos políticos , ahí es que se pone buena la cosa… con honrosas excepciones , los partidos políticos son clubes sociales conformados por individuos que como caníbales se devoran entre sí , para “tumbar” al que está arriba porque todos quieren ser , y no precisamente para servir a los demás  si no para disfrutar de los privilegios y de los “chelitos” que otorga el estado a los partidos políticos a través de la Junta Central Electoral (JCE) , que por cierto según la dirección general de presupuesto del gobierno , tiene “la grasa” de los partidos políticos clavá ; lo cual motivó una reunión de todos los partidos , menos el partido de gobierno ; porque tal parece, hay facturas de energía eléctrica y agua pendientes de pago en las sedes de los partidos …

De mi parte pudiera decir, que uno de los tantos errores que comenten las organizaciones políticas, es: colocar en cargos públicos a los mismos políticos que también tienen una función dentro del partido, dígase: presidente, secretario general, secretario de organización, y los demás titulares de las secretarias. Casi siempre el presidente de un partido que llega al poder si no es el presidente de la Republica , es ministro ; lo mismo ocurre con el secretario general y los demás ; lo cual es un error , porque se concentran en el cargo público y abandonan el compromiso 24/7 que deben tener  con el partido y sus militantes , luego llegan las quejas de los miembros de los partidos porque no aparece a quien “llorarle” y entonces se habla de la relación partido – sociedad o empezamos a escuchar en las actividades del gobierno … ¡Los empleos pá los compañeros dónde tan!

Por: Pedro René Almonte Mejía

Comenta