La luna de miel parece que termina

Por Francisco Rafael Guzmán

Se puede decir que los líderes del actual gobierno ganaron las elecciones o triunfaron en la misma, no por méritos propios, si no por los nefastos y nefandos gobiernos del PLD y por el aparente injerencismo extranjero en nuestra política. En el primer caso, los gobiernos del PLD cargados de corrupción provocaron un rechazo tan grande y tan bien ganado en la población dominicana que debiera darle vergüenza a Danilo Medina y su equipo, como para no volver a pensar en actuar en política y ni hablar de semejante cosa.

Al parecer, es un hombre con muchos resentimientos, pese a haber llegado hasta el solio presidencial, pero como me decía un amigo profesor de la UASD no es por buenos es que llegan los que acceden al poder.

Confieso aquí que, a raíz del primer gobierno de Leonel Fernández, quedé sorprendido del proceso de privatización de las empresas del Estado y de la entrega de acciones de los ingenios del CEA que Balaguer no llegó a desmantelar, de los cuales este último gobernante llegó a cerrar muchos. Ozama, San Luis, Catarey, Montellano y Esperanza fueron cerrados por el sátrapa de Navarrete. Ahora bien, más sorprendido estuve cuando vi como con tanto autoritarismo al gobierno de Leonel resolver los conflictos, cuando regresando del Cibao  vi el despliegue de un cerco policial en torno a la Liga Municipal Dominicana para quedarse el partido de gobierno con el control de esa entidad, lo que no justifica la grosería de un senador que es un científico en el área de la química.

El colmo para crearse la peor de las imágenes fue el asesinato de un general retirado por parte de un grupo de peledeistas, aparentemente ebrios, era que el PLD no respondía ya al legado de Juan Bosch y tenía una parte importante de lúmpenes en su membresía. No le sorprendería a nadie que el PRM tengas corruptos, lo cual al autor no le cabe duda que tiene partido a gentes que han medrado en la corrupción, pero ahora la peor imagen en torno a la corrupción la tiene el PLD y no el PRM. No se trata de que este último es menos corrupto, si no que vende la imagen de ser menos corrupto que el PLD.

El presidente Abinader se está valiendo a toda máquina del poder mediático, no es una mentira que la publicidad del gobierno es muy notoria y el propio presidente en persona (su voz y/o imagen) aparece en las cuñas  de la publicidad gubernamental frecuentemente. Esto significa que el poder mediático está siendo tomado en cuenta, como lo fue cuando Ricardo Nieves y otro comunicador radial en un programa de la Z-101 salieron al ruedo llamando a protestar contra el gobierno de Danilo Medina. Hoy el gobierno del PRM parece más que nunca darse cuenta de que sin el poder mediático no podría no concluir su mandato, aunque la partidocracia no anda bien, con un PLD no en un buen momento si no en el peor, aunque Danilo quiera hacer creer.

¿Porque el presidente Abinader cree en lo mediático? El primero que está consciente de cuales intereses de clase defiende es el. Es un hombre que representa a los ricos, no a los pequeños ricos, si no a los grandes ricos, los que tienen en su patrimonio miles de millones o muchos cientos de millones de pesos, porque hay que tener en cuenta que un gran rico no es el que tiene decenas de millones en capitales, ya que nuestra moneda nacional ha perdido mucho poder adquisitivo. La gran burguesía es la que cuenta con miles de millones o muchos cientos de millones de pesos en capitales, acumulados con la extracción de la plusvalía como parte del valor creado o realizado por sus trabajadores con su trabajo. Nadie está más consciente que Abinader de lo que él representa, si no fuera así, no hubiese llegado donde ha llegado.

Hace casi medio siglo, poco antes de comenzar a cursar la licenciatura en la UASD, en un ambiente rural en el Cibao, presencié una conversación entre dos personas que conocía, procedía de una familia rural acomodada (alta pequeña burguesía) y el otro era un hombre pobre, le dijo el primero al segundo: ”Capital es trampa legal, justicia nada más hay para el pobre” Lo que quería decir el que procedía de familia acomodada era que la ley solo se aplicaba contra el pobre y que los ricos hacían lo que les daba la gana y no se le aplicaba la ley.  Hoy día algunos ricos caen presos porque los gobernantes necesitan dar apariencias, pero conozco  a un ex funcionario que me contó que injustamente perdió su cargo un empresario evasor creyó que él tenía que ver en torno a una investigación de sus evasiones.

¿Por qué creemos que termina la luna de miel del gobierno? Porque este gobierno prometió lucha contra la corrupción y someter los funcionarios corruptos. Con el caso de Odebrecht todo parece indicar que la lucha contra la corrupción es una cantaleta. Se ha hablado de una reforma fiscal para matar más de hambre a los proletarios (trabajadores asalariados de empresas que cobran salarios de miseria)  y a las capas medias. Tal vez no aprueben la reforma como han divulgado, probablemente sea una bola como me informó un técnico de uno de los ministerios del gobierno, pero sería para que les dejen pasar una más suave, pero no esperemos bienestar y si más malestar. Lo de la reforma policial parece otra cantaleta; tampoco se pronuncian en contra de los paraísos fiscales.

 

Por  Francisco Rafael Guzmán F.

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar