La lucha sin Cuartel por la Presidencia en Francia

Por Elvis Valoy Sábado 29 de Abril, 2017

Este domingo 7 de mayo se realizará el balotaje en Francia, luego de que los resultados de la pasada primera vuelta salieran como contendientes Emmanuel Macron, que obtuvo 8.6 millones de votos para un primer lugar, en contra de 7.6 millones de votos de Marine Le Pen, que la colocó en un segundo lugar.

A pesar de que muchas encuestas vaticinan que Macron se alzará con la victoria debido a la amplia concertación que se ha aglutinado alrededor del candidato neoliberal, Marine Le Pen se mantiene buscando alianzas que le permitan arrastrar votos para su causa.

Con la amarga experiencia de su progenitor que la persigue, muchos consideran que Marine Le Pen correrá la misma suerte de su padre, el ultraderechista Jean-Marie, quien en el año 2002 fue derrotado en la segunda vuelta por Jaques Chirac en condiciones muy parecidas a las actuales.

Aun así, hay factores que lucen favorecer la candidatura de Le Pen, y una de ellas en la crisis económica, política y social por la que atraviesa Francia, que hace que los discursos xenófobos y anti establishment encandilen a grandes sectores populares, que transitan por situaciones calamitosas, fruto de las medidas empobrecedoras tomadas por los gobiernos galos que radicalizan a una parte del electorado.

Marine Le Pen sabe que su prédica genera llamas de pasión, y de ahí que no pierda tiempo haciendo amarres que le permitan superar en sufragios la poderosa candidatura de Macron. Rauda y directa enchufó los votos del también ultraderechista Nicolas Dupont-Aignan, quien obtuvo 1.7 millones de votos en la pasada primera vuelta del 23 de abril.

Mas, Le Pen no se detiene ante nada ni nadie, y como un gato boca arriba, mantiene un gardeo a cancha completa glotoneando los 7 millones de votos logrados por el candidato Jean-Luc Mélenchon, quien no tiene aspirante favorito en esta segunda vuelta.

Le Pen sabe a ciencia cierta que en la izquierda francesa hay un debate soterrado sobre el nacionalismo, y ni tonta ni perezosa sale con su arenga a tocar las puertas de mucha gente de Mélenchon que no descartaría votar por ella.

Sin ruborizarse, la candidata arremetió en contra del actual técnico del Real Madrid, ex astro del futbol francés e hijo de inmigrantes, Zinedine Zidane (Zizou, el hombre del cabezazo a Materazzi), quien exhortó a la población francesa a votar en contra del Frente Nacional que la postula.

A todas esas escaramuzas desplegadas por Le Pen, buscando la manera de acercársele al muy bien posicionado Emmanuel Macron, la realidad a este momento es que el candidato de ¡En Marche! cuenta con una sólida ventaja, fruto del apoyo del Partido Socialista, del propio presidente François Hollande, como también del Partido Republicano de Nicolas Sarkozy.

Para una parte de la opinión pública francesa, Macron representa la misma política que ha sumido a Francia en la crisis, agregando que éste fue ministro de Economía del gobierno de Hollande, sin resultados a la vista.

La lucha por ponerse “La Ñoña” en Francia es sin límite de tiempo. Las estrategias para atraerse el voto de la ciudadanía están a la orden del día. Pero ya falta poco para este 7 de mayo, y en las urnas se verá lo que cada quien cosechó en este interludio electoral con miras al palacio del Elíseo.