La investigación como prioridad para el desarrollo agrícola de la República Dominicana

Por Arturo Bisono

La investigación en la agricultura tiene un papel transcendental en varios aspectos fundamentales para los países y sus habitantes, entre ellos: el desarrollo económico del país, la garantía de la seguridad alimentaria, la generación de tecnologías para garantizar la competitividad de la agricultura comercial y la viabilidad de la agricultura familiar, y la mejoría de la calidad de la población en general, especialmente la de aquellas personas de menores ingresos para quienes  los alimentos representan una alta proporción de su costo de vida.

El  sector agroalimentario en nuestro país enfrenta grandes  a desafíos en la actualidad, tales como: el gran desarrollo de nuestros competidores, las  amenazas de plagas y enfermedades, las exigencias cada vez mayores de nuestros mercados tanto internos como externos en términos de inocuidad y calidad, la incertidumbre climática y la necesidad cada vez mayor de producir protegiendo los recursos naturales y preservando el medio ambiente.  Sin embargo, frente a esos y otros desafíos hay tres soluciones que la sociedad tiene para asegurar que la agricultura siga siendo una de las principales fuentes de desarrollo, y estas son el fortalecimiento de las capacidades de nuestros productores vía la investigación, la transferencia de tecnologías y la capacitación de nuestros agricultores. Otro factor importante es continuar apoyando las políticas públicas dirigidas a favorecer el sector agropecuario. La combinación de la adopción de las políticas públicas y la generación y transferencia de tecnologías nos colocan como nación el mejor escenario  para  convertir a la República Dominicana en una potencia agroalimentaria.

Si bien es cierto, en los últimos 20 años se han realizado grandes esfuerzos para que la investigación juegue un papel fundamental en el desarrollo de la agricultura dominicana,  hoy en día el trazar líneas de investigación en materia de riego, eficiencia del agua, desarrollo tecnológico, agricultura de precisión, el apoyo a la celebración de congresos científicos, simposios, en los cuales los agricultores y los expertos puedan exponer  sus ideas, posturas y soluciones ante los problemas técnicos de la agricultura, se hace cada vez más necesario. En este sentido, debe ser una prioridad nacional redoblar el apoyo a  los centros de investigación, universidades, profesionales independientes y el sector productivo para  generar sinergias entre cada uno de estos actores y de esta manera poder  aportar colectivamente al desarrollo agrícola del país.

El debate de cuáles programas de investigación se deben apoyar  podría ser muy extenso. Sin embargo,  un plan de investigación con visión de futuro debería enfocarse, aunque no únicamente,  en las siguientes áreas: sostenibilidad y medio ambiente; sanidad vegetal y salud animal;  recursos genéticos;  hortofruticultura; producción  pecuaria; valor agregado; riego;  cambio climático y agricultura de precisión, entre otros. Con los resultados de ese plan de investigación se deben fortalecer los programas de transferencia tecnológica  para llegar al mayor número posible de agricultores. Sin duda alguna será necesario fortalecer también los sistemas de extensión para  transferir estos conocimientos y tecnologías a la agricultura del país con el propósito central de mejorar la competitividad, rentabilidad y sostenibilidad del sector agroalimentario dominicano.

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar