La innovación y su impacto en los negocios

Por Jean Carlos Pena lunes 21 de agosto, 2017

En este articulo quiero comenzar con aclarar algunos paradigmas que existen en la percepción de las personas sobre el tema. Simplemente decir que la innovación no sólo se traduce en un descubrimiento y/o mejora tecnológica, la creación de alguna nueva ‘’APP’’ u “RED SOCIAL”.

La innovación es el resultado de haber recorrido camino innovador, conocer e identificar las posibles mejoras en los procesos de entrega de servicios y productos al consumidor final, que impacta en una mejora sustancial en la calidad y/o experiencia de los clientes. Existe 2 principales pilares que influyen en la práctica: el primero es “la mejora de los procesos y el segundo la aplicación de nuevas tecnologías (TI)”.

Algunos autores indican que estamos en la 4ta. revolución industrial y en mi caso particular comprendo que esto se traduce en el impacto de las nuevas TI en los procesos productivos en los distintos sectores económicos. Este acontecimiento no sólo ha aportado a la mejora de calidad y la experiencia del consumidor; sino que también se traduce en el progreso de procesos de producción y gestión de las empresas, apoyando en la eficiencia y eficacia de cada industria. Esto es gestión eficaz de los recursos y su resultado además del económico también agrega valor a las empresas.

De acuerdo con el manual de Frascatti, una empresa innovadora es la que ha invertido en I+D durante un periodo de tiempo. De aquí se obtiene cuál es la inversión en I+D realizada por un país o una empresa y el porcentaje de la facturación de las empresas que destinan a la inversión en I+D.

Apple y Google han sido elegidas como las dos compañías más innovadoras del mundo, con un margen de diferencia entre ambas empresas que se “ha estrechado significativamente”; 3M ha pasado de la sexta a la tercera posición; Tesla se sitúa en cuarto lugar, la única empresa de automoción incluida en la lista este año, y Amazon se consolida en la quinta posición.

Nuevo rumbo en las inversiones de I+D

La consultora PwC ha concluido, que la inversión cambiará de rumbo en los próximos años: si antes los recursos de las compañías se destinaban a la mejora de sus productos físicos, en el futuro “gran parte de su presupuesto” se destinará al desarrollo de software y de nuevos servicios.

En 2020, la inversión de las empresas destinada al desarrollo de software y servicios crecerá hasta el 63%, mientras que la innovación en productos físicos solo supondrá el 37% de la inversión total en I+D (mientras que en 2010 era el 46%).

Las compañías que invertirán en software y nuevos servicios persiguen, según ha destacado PwC, seguir siendo competitivas, aumentar sus ingresos, cumplir con las expectativas de los clientes y aumentar sus márgenes.

En el mundo de las Pymes esto pudiera ser el sueño anhelado pero los emprendedores y empresarios se encuentra con algunas limitaciones que sirven como muros frente al reto de la innovación. Está demostrado en varios estudios que el tiempo estimado para realizar reingenierías y procesos de innovación media los 2 años (esto dependerá de la industria). Este escenario supone una salida del mercado por incompetencia.

Esta es una realidad que las Pymes no deben ignorar, pero existen diversidad de modelos y estrategias que pueden apoyar a los procesos de innovación que no requieren una inversión cuantiosa, dado que la tendencia de inversión en I+D rondan entre el 3-5% de la facturación anual. Estos empresarios pueden auxiliarse de varias alternativas de aplicación interna que les permitirá obtener una mayor competencia productiva y participación del mercado.