La ideología política del gobierno de Trump el paleo-conservadurismo

Por Humberto Salazar viernes 3 de febrero, 2017

Encasillar ideológicamente a Donald Trump es una tarea difícil para una persona que dedicó su vida a los negocios personales, y no tiene historia de ser un político de profesión, actividad donde una historia de posiciones en discusiones partidarias o la simple pertenencia a un partido, nos permite ubicar la base originaria de las ideas, que son en síntesis el resumen de un pensamiento político.

En los Estados Unidos hay muchos que sostienen que nunca han existido dos partidos políticos, como solemos afirmar cuando hablamos de Republicanos y Demócratas, sino que su democracia liberal se sostiene sobre un sistema de partido único, donde hay tendencias liberales y conservadoras que se expresan en diferentes épocas y situaciones en la historia de esa nación.

Abraham Lincoln, por ejemplo, era un político y presidente miembro del Partido Republicano, que en la actualidad se ubica en el conservadurismo, sin embargo fue capaz de llevar a su país a una guerra civil por estar convencido de que la esclavitud, que se practicaba en el atrasado sur de su nación, debía abolirse y hoy en día es reconocido por este hecho que revolucionó y cambió la historia de los Estados Unidos.

John Fitzgerald Kennedy por el contrario, fue un político y presidente electo en la boleta de Partido Demócrata, que no dudó en ordenar una invasión por parte de fuerzas mercenarias de los Estados Unidos a Cuba, por un tema estrictamente de competencia con la Unión Soviética por la supremacía en el mundo que se construyó después de la Segunda Guerra Mundial.

Por esto es complicado ubicar a un personaje como Trump en un lugar exacto de lo que podrían ser políticas estrictamente conservadoras o liberales, ya que hasta poco antes de presentarse como candidato a la presidencia por lo Republicanos, se consideraba el mismo como simpatizante de los Demócratas, es decir, le fue tan fácil cambiar del burro que representa al Partido Demócrata para subirse al elefante que es el símbolo de los Republicanos, porque fundamentalmente ambos partidos son la misma cosa.

Sin embargo hay que poner atención al ingreso a la Casa Blanca de las manos de Trump, de Steve Bannon, quien era hasta hace muy poco tiempo el director de un portal de noticias llamando Breithart, acusado por los liberales de xenófobo, racista y misógino (entre otros piropos), quien se convirtió en el ideólogo principal de la campaña antisistema del hoy presidente de los Estados Unidos.

En la política norteamericana, existe un grupo de pensadores que plantea posiciones con una visión que podríamos llamar ¨americo-centrica¨, es decir los que plantean ¨America First¨, que se parece mucho al lema de campaña de Trump ¨Make America Great Again¨, a estos se les encuadra en la denominación paleo-conservadurismo, que no es lo mismo que neo-conservadurismo o conservadores simplemente.

Este grupo planteó por ejemplo frente el conflicto de la Segunda Guerra Mundial, que los Estados Unidos debieron haberse mantenido ajenos a esta guerra, nunca debió haber provocado a Japón con sanciones económicas, que fue lo que en definitiva causó el ataque a Pearl Harbor en 1941, y que su país no tiene porque plantearse ser un imperio mundial ni tener tropas militares en ningún lugar del planeta.

Steve Bannon, quien ya tiene un puesto en el Consejo de Seguridad Nacional de los Estados Unidos, es un paleo-conservador, que como todos los que siguen esta corriente de pensamiento, se plantea la destrucción del orden mundial creado y fortalecido a partir de la victoria de los aliados contra el nacional-socialismo y el imperio japonés, donde los Estados Unidos han creado una serie de compromisos como potencia hegemónica a nivel mundial.

Estas son las razones del discurso aislacionista de Donald Trump, su base ideológica es prestada por un paleo-conservador como Bannon, que se confirma con el rechazo al fortalecimiento militar, tipo OTAN, de ese país en el exterior, repetido mil veces durante la campaña electoral, y un rechazo de la visión internacionalista que se heredó del orden mundial liberal creado por los aliados después del año 1945.

Los paleo-conservadores, son los que han prestado a una persona sin un pensamiento político estructurado como Trump, sus ideas de hacer pagar a sus países aliados protegidos por tropas de los Estados Unidos, la presencia de estos soldados como policía mundial, o proceder a retirarlos porque a su país no se le ha perdido nada en otra parte que no sean su propio territorio.

Hacer a ¨America Grande otra Vez¨, significa para los paleo-conservadores el proteccionismo comercial e industrial, una dura política anti-migración, militarizar la frontera sur de su país (ya se habló de tropas para combatir a los ¨bad-muchachos mexicanos), desdeñar los compromisos adquiridos con sus aliados en el mundo, es decir, enroscar a su país para defender una serie de valores que ellos consideran son los que dan razón de ser a los Estados Unidos.

Los paleo-conservadores parecen ir en contra de las manecillas del reloj de la historia, por eso frente a un mundo que se globaliza en el comercio y las transferencia de tecnología y personas con grandes oleadas migratorias de trabajadores desde los países mas pobres hacia los de mayor poder económico, estos predican el fortalecimiento de la familia norteamericana, sus tradiciones, la mano de obra nativa y el endurecimiento de la posibilidad de entrada de migrantes a su territorio.

Si profundizamos en las ideas de este movimiento político, podríamos entonces entender el porque Trump decide señalar a Neil Gorsuch, un juez de brillante formación intelectual y carrera destacada dentro de la judicatura de los Estados Unidos, pero quien escribió un tratado donde expone que la Constitución de su país debe ser interpretada de la manera en que fue escrita por los llamados Padres Fundadores, es decir en el siglo XVIII, sin importar que los tiempos hayan cambiado en los mas de dos siglos desde que se redactó por primera vez.

Este es el planteamiento general de los paleo-conservadores. quienes los antepasados, la cultura, la familia, la historia, el origen, son los temas que dan sentido e identidad a la existencia de los Estados Unidos como nación, y por esto aislarse para reconstruir su país desde las bases o cimientos sobre los que fue creado, es el camino que se debe seguir en pleno siglo XXI.

¿Porqué es importante poder encasillar a Trump y a quien podría ser su asesor principal en temas sensibles para el mundo? pues porque si se consolidara la propuesta paleo-conservadora que parece ser el camino elegido por el nuevo presidente de los Estados Unidos como ideología política, con uno de sus mas conspicuos representantes en el caso de Steve Bannon como su asesor principal, no hay dudas que el camino que le espera al mundo esta lleno de incertidumbres y peligros inimaginables.

Hablamos de que podríamos estar en los albores de la desestructuración del mundo que creamos después de la segunda guerra mundial, donde no ha habido ningún conflicto bélico de magnitud considerable, es mas, es el espacio donde la paz ha permitido una era de progreso y avances inimaginables hace solo 100 años cuando la humanidad observaba millones de muertos en las trincheras europeas y asiáticas en la primera guerra mundial, y ese mundo podría estarse derrumbando ante nuestros ojos.

 

Comenta