La hora de tomar los paracaídas…

Por Carlos Luis Baron miércoles 25 de enero, 2017

Nos referiremos al artefacto que se utiliza en la aviación, con sentido figurado, no al tigre del barrio que sin ninguna invitación, se cuela en la fiesta de particulares, a penas conocidos por él, los cuales no dan señales en ningún momento, de agrado hacia su presencia, éste, a gestos, pullas y demás señales, nunca se da por enterado.

No, en el día de hoy, pasada la enorme marcha con que una gran parte de la población dominicana expresó su Basta Ya….a la corrupción, secuestro de instituciones, reparticiones de cortes y demás mecanismos nacidos con nuestra democracia para impartir la necesitada justicia social.

Hablamos de paracaídas, por el sencillo hecho de que la clase media, la juventud, hembras y varones se dieron cita en un lugar céntrico de esta capital dominicana, en forma abundante y representativa de una mayoría nacional, con consignas diversas; pero todas con el común denominador, basado en el paro a la corrupción y fin de la impunidad, la cual toca en sentido general a la clase política del país, pero fundamentalmente impacta al régimen actual, con más de dieciséis años de gestión en el estado, la cual, torpemente ha ido copando toda la administración pública.

Los grandes escándalos de corruptelas le han explotado en las manos a las gestiones de gobiernos del PLD, a los cuales les corresponde el endeudamiento masivo del estado, y la mayor falta de solución a los problemas ciudadanos, más aún, la gestión de gobierno actual, más la anterior, son los responsables del golpeo permanente y sistemático a las clases medias, y… lo referimos en plural, porque ayer, que nos detuvimos en un punto importante de acceso a la concentración, lo que observamos, indagamos y gravamos en nuestros celulares, fue a un nutrido público estimado por lo que vimos, clases media y media baja, por la vestimenta y actitud, el orden, la educación exhibida, incluida la limpieza que a su paso dejaron, no hubo dádivas, repartos ni pica pollos; más , en ella evaluábamos una composición que se aproximaba a que de cada diez que analizábamos, dos eran de mediana o relativa alta edad, digamos de los 40 años de adelante, mientras que los demás eran jóvenes de los veinte años aproximados, con variaciones que llegaban hasta a la niñez.

Lo del paracaídas lo traemos al caso, porque sabemos de la alta ascendencia de esta clase, de por vida en el partido de gobierno, y eso es señal de cambios importantes en la correlación de fuerzas electorales, habidas cuentas de que una masa silente y en ocasiones no votante se quiere o se está accionando en el panorama político nacional, lo hechos están ahí y su lectura es potestad de cada uno de los dominicanos, evidentemente, yo veo cambios para el próximo evento electoral y los próximos años, corresponde al partido de gobierno y su gabinete, empezar a obrar con prudencia e inteligencia, a fin de que la eventual caída sea al estilo el deporte que hemos practicado, el Judo, con elegancia y sin traumas…

Por José Antonio Matos Peña

Comenta