La Fortaleza Institucional de una Democracia

Por Víctor Manuel Peña

El 6 de enero 2021 hubo un verdadero intento de golpe de Estado contra el sistema político estadounidense, huelga decir, con el verdadero o siniestro intento de Trump de sabotear e impedir el funcionamiento del Congreso.

¡Cuánta fortaleza y reciedumbre tienen las instituciones de Estado, incluyendo las instituciones militares, para resistir y hacer pedazos las locuras de un presidente!

¡Cuánta fortaleza y reciedumbre tienen las instituciones de esa democracia que ciertamente sigue siendo excepcional!

Ciertamente hay que reconocer que es una democracia excepcional y fuera de serie en el aspecto Institucional.

Las instituciones civiles y militares, los funcionarios de la misma naturaleza, la prensa y el pueblo hicieron trizas o pedazos ese desquiciado, descerebrado y funesto intento de destrucción y demolición de la democracia más sólida del mundo.

La democracia más sólida del mundo sobre vivió a las locuras de un hombre sin temperamento ni estatura, mucho menos de jefe de Estado de una nación pequeña, mucho menos de jefe de Estado de una potencia o de imperio.

Se ve claramente que en esa sociedad estadounidense hay una clase gobernante como decía el espléndido e inmenso Profesor Juan Bosch.

Hay que destacar el papel de los poderes reales, de los poderes fácticos y el papel de la prensa.

Esa democracia institucionalmente muy fuerte y sólida tiene que prepararse para impedir que poderes menos avanzados y fuertes malogren electrónicamente sus procesos electorales internos.

Los valores y símbolos de una democracia son parte de su institucionalidad y de su fortaleza
Esos valores, principios y símbolos están impresos en su Constitución y en su vida.
Ningún hombre por loco que esté, poder o riqueza que tenga nunca podrá derrumbar el edificio de la institucionalidad de su vida orgánica, social y política ni su democracia.

Los que cuentan siempre son las normas, los principios y los valores más que los intereses.
En nuestros países, por lo general, la institucionalidad es muy débil y aún está pendiente su construcción sobre bases indestructibles: normas, principios, valores y símbolos, y políticos de acero dispuestos a asumir esas normas, principios, valores y símbolos no importa cuáles sean las circunstancias.

Autor: Dr. Víctor Manuel Peña

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar